24-01-2022 12:11:27 AM

Prospectiva para adelantados y futuristas

No cabe duda que nos tocó vivir una época de intensa actividad política electoral. A nivel nacional, el embrollo por la reforma energética nos tiene al borde del enfrentamiento social promovido por perredistas y seguidores de López Obrador.

            Y a nivel local, la carrera por nominaciones para próximos procesos electorales (2009 y 2010) tiene a no pocos políticos metidos ya en una febril actividad. Si antes “el que se movía no salía en la foto”, según el dicho de don Fidel Velásquez, ahora parece que el que no se mueve dos o tres años antes (y a veces más) no tiene posibilidad alguna de alcanzar una candidatura. Hoy hay por lo menos 10 precandidatos a Gobernador.

            El problema es que los procesos electorales también han cambiado bastante. Hace poco más de una década era impensable el que un partido distinto al PRI llegara a ganar cargos importantes en territorio poblano. Hoy puede ser lo más normal; y aunque para Gobernador del Estado no ha habido alternancia, muy pronto eso puede cambiar.

            Lo cierto es que hoy muchas variables pueden influir –y de hecho lo están haciendo ya- para el resultado de próximas elecciones. Veamos.

            El candidato es quizás el principal factor por el que hoy votan los ciudadanos. En todos nuestros estudios (BEAP), las tendencias varían notablemente cuando ya existen candidatos de los respectivos partidos. Un buen candidato, carismático y hábil para el discurso, sin embargo, tampoco es garantía de triunfo.

            Hace falta también un buen partido de respaldo. Que cuente con estructura, con capacidad de movilización, pero sobre todo, con prestigio. Que haya marca que respalde, pues. Hemos visto que un muy buen candidato no gana si no es con el respaldo de un partido de los “grandes” (candidatos muy carismáticos que son lanzados por partidos de la chiquillada es muy seguro que estén condenados a perder).

            Pero también puede darse el caso de que, ante el hartazgo de la gente ante los partidos grandes “tradicionales”, busquen otras opciones, simplemente por cambiar. Es ahí cuando en algunos sitios han ganado partidos nuevos (aunque generalmente con candidatos despreciados por otros partidos).

            ¿Entonces, ni candidato ni partido son garantía de ganar hoy una elección? No. También influye la situación de los gobiernos locales. Una buena gestión municipal ayuda en mucho al candidato del partido que gobierna. Una mala administración influye en la gente para emitir “voto de castigo”.

            La coyuntura nacional es otro factor muy importante para la decisión del voto ciudadano.  Si el partido en el gobierno federal está haciendo bien las cosas le dará un empujón a los candidatos locales. Lo contrario hará que los electores desprecien a los de ese instituto político. Pero si en un Distrito o Municipio se lanza un excelente candidato, la gente suele sopesar en menor grado lo nacional y vota por él sin pensarlo mucho.

            Finalmente, el estado de ánimo del elector es otra variable muy importante. Su situación laboral y económica. Su situación familiar. Y, por supuesto y en un grado muy importante, una buena campaña, con propuestas inteligentes, novedosas, bien fundamentadas.

            En fin. En otras palabras: No existe, créanlo, una fórmula que hoy asegure una victoria electoral. Cada proceso es distinto en todo. Y las preferencias electorales por eso están siendo tan volátiles en Puebla en los últimos años (y por ello también han proliferado tanto últimamente los “consultores electorales”). Lo he mostrado en nuestras encuestas históricas: hay ciclos muy identificables para cada partido, aunque no son patrones infalibles. Pronto, les presentaré (BEAP) cómo andan las preferencias partidistas. Están interesantes.

            Queríamos democracia y alternancia, ¿no?

jriverp@yahoo.com

www.beap.com.mx

About The Author

Related posts