29-05-2022 06:55:04 AM

Jardín del arte, hoguera de vanidades

La polémica por el supuesto cambio de uso de suelo del Jardín del Arte tiende a crecer exponencialmente. Y todo por un mal manejo mediático desde un inicio. Ayer incluso, me han llegado al menos cinco meils de amigos que proponen desde firmar un libro de protesta hasta casi cerrar el Boulevard del Niño Poblano o amarrarse a la entrada del Jardín.

            Veamos.

            Existen dos versiones sobre el tema.

            La primera es de la señora Verónica Mastretta, presidenta del Patronato “Puebla Verde, A.C.”, quien tenía la custodia de dicho parque desde hace unos años. Ella dice que sin decir agua va, el gobierno marinista le arrebata el manejo del jardín porque existe un plan oculto de darle otros usos al predio, tales como construir complejos comerciales o habitacionales de lujo (y no solo al terreno del parque sino también a otras muchas hectáreas de la Reserva Territorial Atlixcáyotl).

            Mastretta, desde luego, ha usado todos sus contactos para que la polémica crezca y sea atendida hasta por medios nacionales.

            La segunda es de los titulares de la Secretaría de Obras Públicas y la Secretaría del Medio Ambiente, ambas del Estado. Ellos aseguran que no es cierto lo que dice la Mastretta, pues lo único que pretenden al querer que el Gobierno estatal se haga cargo del predio en disputa, es dotarlo de mejores instalaciones, canchas, reforestarlo y darle en general un mejor mantenimiento. Que nunca han tenido la idea ni de fraccionarlo ni de darle otro uso que no sea el de recreación.

            Bueno. Hasta ahí las dos versiones. Yo externo mi muy modesta opinión sobre ambas posturas de la polémica.

            Efectivamente, el parque está descuidadón. Yo suelo acudir ahí a correr un rato (lo intento, no se burlen) y a jugar con amigos cascaritas de fut. Está seco (aunque así está cualquier terreno hoy por la ola de calor y la temporada de estiaje) y no han crecido los árboles. No hay más canchas que las de futbol, sin mantenimiento alguno y una pista para caminar-trotar, bastante rudimentaria. Hay dos fosas que intentan ser unos laguitos artificiales, pero ya medio secos. Una muy pequeñita área de juegos infantiles y punto. No hay más.

            Comento algo cierto también. Siempre me ha extrañado que cobren 10 pesitos por piocha por entrar al parque (5 los chamacos). Me pregunto por qué tiene uno que pagar si es un parque público. Pero bueno, es muy poco y pues los que vamos nunca nos negamos a pagar. Es dizque para el mantenimiento, que, repito, no se ve por ningún lado.

            La neta desconozco si los Mastretta han usado el parque para otros usos o si lo rentan para otros eventos (yo he visto que niños de colegios particulares acuden ahí a entrenar futbol y sus profes argumentan que “lo tienen rentado”, ante el disgusto de los grandulones que queremos cascarear los sábados…). Solo narro lo que he visto y experimentado.

            Desde luego, a nadie le agrada el enterarse que un Parque (feo o bonito) va a ser arrasado para construir comercios o que de plano lo van a fraccionar. Ya decía yo aquí mismo hace un par de días, que de por sí Puebla cuenta con pocos espacios verdes para el esparcimiento y que por supuesto es una aberración eliminar un jardín como el multimencionado.

            Ahora bien. Si existe desconfianza en la autoridad es “porque la mula no era arisca…”. Ya hemos presenciado otras tomadas de pelo anteriormente.

El gobierno de Melquíades Morales le regaló un terreno grandísimo a Ricardo Henaine para construir un dizque parque de diversiones de primer mundo (“Valle Fantástico”). Y lo que tenemos hoy es una vacilada más feo que cualquier feria de Iglesia. Y todos sabemos que el bribón empresario no le metió dinero al asunto para después llorar que le había ido mal en su increíble proyecto, claro “por falta de apoyo de los poblanos” y pues, con todo su sufrimiento, próximamente fraccionará el predio y construirá viviendas de lujo. Negocio redondo.

Por otro lado, el que el titular de Medio Ambiente esté declarando que su dependencia se va a encargar del mantenimiento del nuevo y hermoso parque pues no es ninguna garantía. Es más, no es ninguna buena noticia. Ya sabemos de las transitas que están haciendo sus “patrullas ecológicas”. Y ya vimos también qué buen mantenimiento le dan al otro pobre del Parque Ecológico.

Entonces es obvio que no les creamos. Aunque tampoco defiendo a los de Puebla Verde, quienes están también medio politizando el asunto, la verdad.

A mí lo que me interesa es que el mentado jardín sea respetado. Y si va a ser remodelado y le van a meter lana para ser modélico, pues qué mejor. Y si quieren quitárselo a los de Puebla Verde, basados en la legalidad, pues ni modo (lo que también extraña es que el “titular” del famoso fideicomiso que administra la zona Atlixcáyotl, Rafael Moreno Valle Huitrón, no haya dicho ni pío sobre todo este asunto… sospechosón, ¿no?)

Pero propongo que ya remodelado se lo entreguen, por ejemplo, a la Universidad Iberoamericana para su custodia y buen uso. O a cualquier otra entidad no lucrativa, pues. A quien sea. Pero por favor, no la frieguen, no lo vayan a desaparecer.

No nos vayan a querer ver la cara como ya lo han hecho en incontables ocasiones.

Tenemos límites.

Usted ¿a quién le cree?

 

 

jriverp@yahoo.com

www.beap.com.mx

About The Author

Related posts