18-09-2021 03:13:11 PM

Incumplible, el emplazamiento del sindicato de la comuna

Una muestra más de la intención del líder del Sindicato de Trabajadores del Ayuntamiento de Puebla de entorpecer aún más el trabajo de la actual administración municipal es el emplazamiento a huelga presentado hace unos días.

Y es que, si bien sus puntos centrales significan mejoras importantes para los sindicalizados, es prácticamente imposible cumplirlas por no ser congruentes con la realidad económica nacional, lo que las convierte tan sólo en un simple catálogo de buenas intenciones.

Si bien el documento se ha mantenido en el más completo sigilo y nadie, a excepción claro de los directamente involucrados, conoce a detalle los alcances del documento, el propio líder sindical, Israel Pacheco se ha encargado de cacarear algunas de sus principales demandas.

La primera y más importante tiene que ver con el aumento salarial solicitado.

El propio Pacheco reconoció que el pliego petitorio contempla una cifra “de dos dígitos” en este rubro, demanda que el mismo etiquetó como “inamovible”.

Si bien la declaración es ambigua, se especula que la cifra podría ser muy cercana al 34% de aumento general, es decir, sumando salario y prestaciones.

¿Se imagina?

No existe un antecedente reciente en el sector público de una revisión contractual en donde se haya aceptado semejante aumento.

Mucho menos en el sector privado.

La mayoría de ellos han negociado ajustes globales apenas superiores al 6% así que saque conclusiones.

El emplazamiento a huelga considera también una petición de aumento de plazas, alrededor de 300 adicionales a las 2400 que ya se tienen de acuerdo con el líder sindical.

La ecuación es simple: más sindicalizados igual a mayores posiciones de control para el líder igual a un mayor poder.

¿Y quién lo para ahora?

De ser cumplida la demanda a este ritmo se acabaría en el corto plazo con los empleados de confianza al grado que los ciudadanos tendríamos que votar por un líder sindical en lugar de un presidente municipal.

Las becas para los sindicalizados y sus hijos son una magnifica idea.

No cabe duda que es necesario sumar esfuerzos para garantizar que cada vez más mexicanos tengan acceso a una mejor educación.

Sin embargo, los limitados recursos públicos con los que cuenta la comuna hacen imposible que este beneficio llegue a la mayoría.

¿A quiénes entonces?

¿Cuál seria el número viable de becas y cuáles los criterios para su asignación?

¿Quién los establecería?

Con un líder como el actual imagine usted el triste destino que tendrían estas becas.

Por último la homologación.

Pacheco asegura que, en algunas áreas de la comuna, el personal sindicalizado gana mucho menos que el de confianza y realizan tareas muy similares.

¿Se le olvida al líder que sus consentidos ganan lo mismo que un jefe de departamento, y a veces un poco más?

¿Qué tal los que ganan más de 9 mil pesos por realizar tareas básicas y tan poco especializadas que podría hacer cualquiera que se encuentre en el tabulador más bajo de salarios de la comuna?

¿Su repentina amnesia le impide darse cuenta que algunos cobran sin ni siquiera presentarse a trabajar?

Total, son recursos públicos ¿no?

El emplazamiento a huelga se convirtió ya en el pretexto perfecto para que, una vez más, Israel Pacheco se vista con el traje de la demagogia y con el falaz argumento de mejorar las condiciones laborales de sus agremiados, siga operando una estrategia de bloqueo sistemático a las acciones que intenta emprender la autoridad municipal en aras de mantenerse como un auténtico poder de facto al interior de la comuna.

Hay mucho de político en todo esto.

Es un capítulo más de las historias del “fuego amigo”.

 

latempestad@statuspuebla.com.mx

About The Author

Related posts