18-01-2020 02:07:17 PM

¿Nueva constitución federal?

1.- Sucede que los estudios de derecho constitucional, se han desarrollado por tantos centros educativos, que las maestrías y doctorados en derecho constitucional son cosa obligada y muy necesaria.

Obligada, para miles de abogados-lectores de tal asignatura-maestra, que en base a estudios metodizados puedan alcanzar documentalmente rangos superiores para ofertarse con mayor comodidad en el mercado laboral.

Muy necesaria, para decenas de centros de educación superior privados y públicos, que ofertan debidamente tal producto, puesto que la demanda lo exige, y puedan no solo sobrevivir como negocio-institución, sino incluso reproducir el capital invertido.

2.- Ello ha logrado que el abogado común y corriente, sobre todo el no dado a obtener información ajena a sus pequeños y grandes litigios, deje de opinar con ligereza sobre la actual constitución generada por los triunfadores: Señores de la Guerra iniciada en 1910 y culminada formalmente en 1917, aunque la institucionalización le llevó al pueblo de México aproximadamente de treinta a cuarenta años.

3.- En este 2008 se necesitan Reformas Constitucionales que nos permitan crecer económica y socialmente, toda vez que nuestra primitiva ¿inexistente? ingeniería de organización social pletórica de atavismos socio-antropológicos, todos ellos devinientes de nuestro desarrollo histórico como país.

4.- En el gobierno federal antes del foxismo,

los perfiles o características específicas para realizar las tareas secretariales eran ajenos al vendedor de fuerza de trabajo, este llegaba al cargo o encargo por una decisión unilateral y eso era suficiente.

Con el arribaban ayudantes privados y particulares, secretarios particulares, asesores, coordinadores de asesores, choferes y aún mas: despachos especializados (supuestamente) en las mismas tareas que los contratados ya mencionados.

5.- Al despedirse del alto encargo, el capitán de la nave ordenaba el desalojo de la misma y volvían con el a tierra todos y cada uno de los contratados temporalmente bajo su mando, sin ningún escándalo de corte laboral, toda vez que era entendido que habían llegado por una circunstancia política y fortuita, y que esta había desaparecido.

6.- Llega el foxismo con prácticas anti-gerenciales, totalmente patrimonializador del poder económico-administrativo y en lugar de practicar lo que supuestamente cualquier patroncito de aldea sabe hacer desde su nacimiento: controlar el número de trabajadores lo incrementa.  ¿Lo hizo por miedo al enfrentarse a los cuerpos burocráticos o por desidia administrativa? .

Hoy los resultados están a la vista cuando los grandes ingresos petroleros se aplican al gasto corriente, en lugar de crear oportunidades para el millón y medio de mexicanos que anualmente van incrementando demanda de empleo.

7.- La Reforma Constitucional que solicita la representación Musalenista (perdone que maneje en son de chunga esta propuesta, pero hay que ponerle siempre alegría a las cosas tristes) es muy simple: hay que fijar los tamaños de los gobiernos.

Definiendo el número de recursos humanos, necesarios para los cargos y encargos indispensables para hacer gobiernos productivos (eficaces, y eficientes) adobados debidamente de honradez, no solo de honestidad.

El constituyente permanente no es especialista (usualmente) en técnica jurídica, pero existen en el Congreso General arrumbados en el cuarto de los triques los expertos para el caso.

Ellos deben fijar el proceso para que ingresen en los tres tipos de gobierno los postulantes que reúnan y demuestren en exámenes públicos, universales y abiertos los conocimientos superiores para poder ser admitidos como vendedores de fuerza de trabajo de los gobiernos mexicanos.

8.- Sobre la actual Ley del Servicio Civil de Carrera del gobierno federal, su servidor podría opinar, pero para evitar la manipulación sea tan generoso de acudir al diario El Universal de hace meses el cual desnudó a dicho servicio en un excelente trabajo de investigación.

Con esta reforma constitucional mensuradora, se rompen para siempre los moldes de reclutamiento y selección de recursos humanos para los gobiernos heredados desde la época colonial.  Y dejan de ser las administraciones botines para improvisados.

cesarmusalem@puebla.com

 

About The Author

Related posts