31-10-2020 03:48:11 PM

Esperanza en las remesas

 

REMESAS

El crecimiento de las remesas a Puebla durante 2007 fue el más bajo de los últimos años, nada que ver con el alza de hasta el 22 por ciento que reportó hace tres años. La tendencia este año podría de ser la misma ante la desaceleración que será más severa en el vecino país del norte.

 

Las remesas empiezan a ser parte del discurso cotidiano de empresarios y políticos, como referente a los menores ingresos que reportará el país este año, resultado de la desaceleración y hasta recesión en Estados Unidos. Sin embargo hay otros rubros que deberían ser de mayor preocupación y objeto de una adecuada atención de manera interna y que tendrán un mayor impacto en el comportamiento económico del país, tales como la sensible baja en los ingresos petroleros, que el consumo interno no será suficiente como para paliar el problema de este año y que tampoco se podrán generar los empleos que demanda el país.

El gobierno local tendrá que ajustar sus metas de inversión y desarrollo ante el flujo de recursos, puesto que depende en mucho de los recursos federales. Tan sólo sus metas de generación de empleo –al igual que la federación- deberá recortarlas.

Por supuesto que las remesas constituyen un excelente elemento de la balanza de pagos, a nivel nacional el dinero captado por este rubro rebasó hace tiempo lo que aporta el turismo y hasta la inversión extranjera.

Tan sólo el año pasado la inversión extranjera sumó aproximadamente 22 mil millones de dólares, en tanto que  los ingresos por remesas fueron del orden de los 23 mil 979 millones.

El envío de dinero por parte de los migrantes resulta ser la principal, sino la única, fuente de ingresos para una buena parte de las familias mexicanas, y de ahí se deriva su capacidad de consumo y sostenimiento o mejora socioeconómica.

Es obvio que con un menor envío de remesas, las familias agudizan su problemática.

Sin embargo ni estas familias y mucho menos el gobierno mexicano tienen posibilidad alguna de resolver ese problema. El que haya envío de dinero depende, lógicamente, que los migrantes tengan empleo en Estados Unidos.

A una semana de que Banco de México y Secretaría de Hacienda dieran a conocer las proyecciones económicas para este año, del panorama ya más claro de lo que ocurre en Estados Unidos con la declaratoria de recesión por parte de la consultora Merrill Lynch, hasta el momento el gobierno mexicano no ha dado a conocer cuál será el programa que aplicará para enfrentar el problema.

Se confía en que la inversión en infraestructura y fomento a la vivienda se podrá mantener activa la economía; además de la recaudación fiscal calculada y se asegura que el mercado interno es fuerte para responder al reto que implicaría la baja en las exportaciones.

Aunque para los especialistas esto no es tan viable en la medida que si las empresas se ven obligadas a reducir sus niveles de exportaciones, en consecuencia no generarán nuevas plazas y en algunos casos es factible haya despidos.

Así, que más valdría poner atención en cómo se logrará paliar el freno a la economía, independientemente si se mantiene el crecimiento, aunque mínimo, de lo que envían los paisanos radicados en Estados Unidos.

 

socole@prodigy.net.mx / balanceenlinea@hotmail.com

Escuche el programa de radio/TV por Internet www.alportador.com, y consulte la revista electrónica www.balance-financiero.com

About The Author

Related posts