Autodestape

Por: Jesús Manuel Hernández

El triunfo de Gali en las urnas y su posterior declaratoria como gobernador electo, sólo fue opacado por el auto destape de Rafael Moreno valle como aspirante a la candidatura por la presidencia en las filas panistas, apurado por el alza de Margarita Zavala y Ricardo Anaya.

El cordón umbilical no se ha roto, tardará más de nueve meses según parece.

El gobernador vigente empezó a hacer uso de los acuerdos previos a la nominación de Gali para sucederle.

En corto, Rafael le pidió a Tony que aceptara la coordinación de Javier Lozano Alarcón, político experimentado, le habría dicho, quien tiene todos los nexos con el panismo nacional y bien podría ser no sólo el coordinador, también el vocero para llevar una línea de denuncia activa contra  Blanca.

Nadie conoce mejor al PRI y a la senadora que el mismísimo Lozano, comentaba el gobernador a sus cercanos.

El acuerdo incluyó que al momento de obtener el triunfo, Gali le nombraría el representante del equipo de transición de los gobiernos saliente y electo y, posteriormente, Javier Lozano se alzaría como el Secretario General de Gobierno, una posición acordada por Moreno Valle para garantizar la cercanía con Gali y evidentemente para continuar con el manejo de los hilos.

Gali no ha podido hasta ahora separarse, cortarse el cordón, difícilmente lo hará en este periodo de transición donde Moreno Valle tratará de meter las manos en todos los asuntos.

Aun así el margen de maniobra puede empezar a darse y mostrar evidencias de una separación sutil, tersa, donde no se violente la relación, pero sí se establezcan diferencias.

Gali sabe, se lo han dicho, que su margen de gobernabilidad es reducido, la presión de Moreno Valle y el descontento social que provocó el aumento de votos nulos y abstenciones, le sitúan en un espacio político que demanda cercanía con la sociedad civil, y esa posición, bien manejada debe ser una de las armas que le avale dejar el helicóptero y bajarse a circular en el carril de la sociedad.

Una buena señal que los poblanos esperan es que Tony Gali siga siendo como cuando no era funcionario, que realmente se acerque a los poblanos, o que regrese, y en una de esas que sorprenda a propios y extraños anunciando que no ocupará la residencia oficial Casa Puebla, ¿para qué?, es muy poco tiempo para andarse mudando de un lado a otro.

O por lo menos así me lo parece.

abajojesusmanuel

About The Author

Related posts