Sucesión presidencial pasa por Puebla

Por: Rodolfo Rivera Pacheco

A mí me lo dijeron desde el año pasado: Miguel Angel Osorio Chong es aliado de Rafael Moreno Valle y basta ver el origen (Hidalgo) de varias de las principales constructoras que hacen obras grandes en Puebla para corroborar lo anterior.

También muchas veces aquí apuntamos que por parte del Gobierno Federal no se veía ninguna señal de que el Gobernador poblano fuera enemigo del régimen ni mucho menos de la Presidencia de la República. Funcionarios federales van y vienen y todos ensalzan una y otra vez a Rafael Moreno Valle. Más aún, varias de las principales constructoras que también realizan obras en el Estado de México y para el Gobierno Federal, realizan las obras más importantes en el Estado de Puebla (la capital sobre todo).

Pero en línea paralela en el análisis, algo más ocurría. Cuando pasaron las elecciones federales de junio de 2015, el Diputado Manlio Fabio Beltrones quedaba sin trabajo. El grupo cercano al Presidente Peña Nieto aconsejó que no se le diera una cartera en el gabinete, pues lo convertiría en automático en aspirante a la candidatura presidencial en 2018. Pero dejarlo suelto tampoco era inteligente, pues es uno de los hombres con más poder e información en México. La mejor opción, aún con riesgos, fue nombrarlo Presidente Nacional del PRI.

La decisión seguramente fue consensada entre el Presidente de la República y sus hombres más cercanos: Miguel Osorio Chong, Luis Videgaray y hasta Aurelio Nuño. Mejor mandarlo al PRI para ponerlo a prueba: Tiene que ganar los procesos electorales de 2016 o quedará en ridículo como el “gran operador” y de esa forma se le descartará naturalmente de los aspirantes presidenciales.

rafagober01Esa es la prueba de fuego. Pero si se le puede dar una “ayudadita” para que pierda algunos procesos, pues qué mejor. Todas las desgracias que vivió Osorio Chong en 2014 y 2015 (Ayotzinapa, fuga del Chapo, crimen organizado desatado y un largo etcétera) colocaron al ex gobernador hidalguense en la lona varias veces y eso hizo que Manlio Fabio Beltrones subiera naturalmente en posicionamiento y preferencias en las encuestas.

Y en diciembre me volvieron a contar la especie (fuente nacional absolutamente enterada y fidedigna): Osorio Chong trae un pleito comprado con Manlio Fabio Beltrones y como es aliado de Rafael Moreno Valle, no le interesa perder la elección de Puebla, con tal de que el sonorense vaya alejándose del favor de Los Pinos y de la contienda presidencial.

Desde luego todo ello lo sabe Manlio Fabio Beltrones, quien con su colmillo retorcido está operando en todo el país para no perder elecciones este año… o bien perder las menos o las menos importantes. Hay Gubernaturas de 6 años y otras… minigubernaturas de solo 1 año 8 meses. La comparación salta a la vista.

Y aquí empieza a aparecer el tema de Puebla. Y el sospechosismo a todo lo que da.

Dicen los columnistas nacionales que Manlio Fabio Beltrones sí había operado la alianza del PRI con PANAL y PT en Puebla. Pero donde fue bloqueda fue en Gobernación federal, a petición expresa de Rafael Moreno Valle, quien ya había recibido un tremendo palo con la caída de la alianza entre el PAN y el PRD.

Y entonces, aunque uno no quiera sospechar… empiezan los malos pensamientos.

¿Osorio Chong quiere perder Puebla para endosarle la derrota (ésta y las que se puedan) a Manlio Fabio Beltrones?

¿Los Pinos prefiere perder y dejarle la gubernatura “chiquita” a un buen aliado y socio, para que éste después apoye en 2018?

¿Es Manlio Fabio un niño de pecho para no darse cuenta del garlito?

¿Y si Manlio Fabio también sabe que Puebla ya se pactó?

Blanca Alcalá siempre fue la mejor candidata y la mejor posicionada en las encuestas. ¿Permitiría que la lancen a perder? ¿La están engañando o sabe lo que realmente sucede? ¿Quién engaña a quién: Osorio a Blanca, Manlio a Blanca o Peña Nieto a todos?

¿Y Rosario Robles? ¿Y Emilio Gamboa?

¿En verdad le creen a Moreno Valle que hoy promete apoyos y cuando llega el momento siempre incumple y solo mira sus propios intereses?

¿De veras piensan en el gobierno federal que no hay daño alguno si se deja ganar al morenovallismo en Puebla y que en 2018 va a ser un fiel aliado contra López Obrador y renunciará a sus aspiraciones presidenciales cual obediente borreguito?

Demasiadas sospechas y malos pensamientos, muchos de ellos también promovidos desde el propio morenovallismo para que los priístas se desconcierten y empiece la feria de las traiciones… que ya se ve venir.

La verdad no sé si todo lo anterior sea real o especulaciones de calumnista.

Lo que sí sé es que una vez más una guerra por la sucesión presidencial afecta a la política poblana. Los políticos poblanos manejados como piezas de un tablero de ajedrez nacional y ni siquiera se dan cuenta. ¿O sí? ¿Alguna vez ha sido diferente?

Nosotros (el BEAP, pues), como toda la vida, vamos a medir preferencias y careos con los candidatos que ya existen.

Y sería una lástima que pudiendo ganar… enviaran a Blanca a perder.

abajorudolphOK

About The Author

Related posts