02-03-2024 02:15:23 PM

La hora de Armenta

Por Valentín Varillas

 

Cobijado por la militancia y liderazgos de Morena, Alejandro Armenta ha sido ratificado como el abanderado de oficialismo poblano a la gubernatura.

La sesión del consejo estatal fue simbólica.

De entrada porque, en su conformación, al virtual candidato no le dejaron colar ni una sola de sus posiciones.

Así, tal cual.

Un caso único en los 9 estados que cambian administración en este año.

El tema del supuesto control de la estructura del partido, sirvió como materia prima para el lucro personal durante el desarrollo del proceso interno.

Vendieron hasta la saciedad que manejaban los hilos de las instancias clave para la toma de decisiones importantes al interior.

Y que esa era la ruta hacia la nominación.

Nada más falso.

Este dominio puede existir, pero únicamente de manera temporal.

Una vez que hay humo blanco, se generan las siempre convenencieras unanimidades.

Y todos, absolutamente todos, acaban decantándose por el ganador.

Más cuando se trata de quien tiene la capacidad de maximizar el número de votos en las urnas.

El principal responsable de cimentar en Puebla el famoso segundo piso de la 4T.

Y todavía más: el que tendrá voz y voto en la designación del resto de los candidatos a otros cargos de elección popular.

Armenta ya es un factor de peso específico real en la administración de la pomada del hueso.

Esa que cura heridas, cierra filas y genera –como por arte de magia- la tan anhelada unidad.

Por eso, fue ocioso y muy costoso el vender músculo con eventos en donde el acarreo, el “chambismo” y la compra de conciencias fueron la constante.

Al final, nadie se acuerda de ellos.

Pura filigrana las fotos truqueadas y la mentirosa propaganda.

Sirvieron únicamente para engrosar las páginas del ya de por sí voluminoso anecdotario de la picaresca política poblana.

Nada más.

Resultó estéril gritar a los cuatro vientos que tal o cuál alcalde les había jurado amor eterno, que tenía en la bolsa a todos los diputados de la bancada guinda, a otros del partido tricolor y ya de paso a lo más granado de la burocracia estatal.

No, en esto de la política real nadie traga lumbre.

Quien quiera seguir vigente en la política y el servicio públicos aquí en la aldea, tendrá que sumarse en cuerpo y alma.

Con hechos concretos, medibles y evaluables, no solamente en las fotos y en los discursos.

Y ya se han establecido metas concretas, numéricas,, que no dejan ninguna duda de cuáles son los objetivos.

Tendrán que cumplirlos a como dé lugar.

En Palacio Nacional tienen muy claro lo que esperan de Puebla en el presupuesto electoral.

Dos operaciones aritméticas son fundamentales: sumar y multiplicar.

Aquí no se vale optar por restar o dividir.

A ver si por fin lo entienden.   

About The Author

Related posts