02-03-2024 03:04:38 PM

Reformas y guerra electoral

Por Valentín Varillas

 

Y al final, fueron 20, no 3 las iniciativas de reformas que el presidente de la República consideró como prioritarias para el cierre de su sexenio.

20 auténticas joyas que se convertirán en materia prima para la lucha electoral.

La de los partidos.

En donde, en teoría, tendrían que estar ajenos los poderes del estado por tener responsabilidades específicas que van más allá del interés meramente partidista.

De uno y del otro lado del espectro político nacional.

Porque se supone que para están: para trabajar y tomar decisiones que inciden en la vida de millones de mexicanos, más allá de que simpaticen o militen en alguno de ellos.

En un par de días hemos visto una probadita de lo que vendrá.

Decenas de mañaneras en donde, otra vez, se venderán los beneficios de las mismas.

En donde se etiquetarán como héroes a quienes las defiendan y como villanos a los que las fustiguen.

Nada nuevo.

A la par, declaraciones de líderes opositores y precandidatos, bajo la misma lógica discursiva, pero en sentido contrario.

Y así, hasta que llegue el momento de las inevitables definiciones.

Pero mientras, insertar todo esto eso en la óptica de la batalla por el poder, le da una perspectiva distinta.

Que juega en varias pistas paralelas. 

Ya hay un basto arsenal para que estrategas y asesores le den forma a la columna vertebral de su mercadotecnia política.

También veremos, ya sin máscaras, cómo las campañas normarán la actividad legislativa de los próximos meses.

Diputados y senadores estarán montados de lleno en el análisis de estas iniciativas y su postura a favor o en contra servirá para quitarle la máscara a aquellos que se han beneficiado históricamente de su falta de definición en lo político-electoral.

No caben las medias tintas.

Es mucho lo que hay en juego.

Y se van a dar con todo.

Paradójicamente, lo que va a acabar siendo lo menos trascendente en este debate, será el análisis frío, pausado, inteligente y profundo que nos permita a los ciudadanos comunes y corrientes saber en realidad si estas reformas propuestas por el jefe del ejecutivo federal son o no de beneficio para el país.

Como se ve el panorama, seguirán siendo los extremos y los radicalismos de oficialistas y opositores, el filtro que acabe distorsionando todos los temas importantes de la agenda pública nacional.

About The Author

Related posts