19-08-2022 05:45:14 AM

Lo frentes de Lastiri

Por Valentín Varillas

 

Oscuros lucen los nubarrones que se ven el horizonte del futuro a corto plazo del poblano Juan Carlos Lastiri.

El tema de la Estafa Maestra, uno de los actos de corrupción más escandalosos en la historia de este país, está a punto de reventarle otra vez en pleno rostro.

Algo que, en su óptica, consideraba ya como “prueba superada”.

Juran los enterados que aquel par de días que duró su muy extraña desaparición, cantó como entonado pajarito todo, absolutamente todo lo que podía hundir más a su ex jefa y amiga, Rosario Robles, a quien Andrés Manuel pretende dejar en la cárcel mientras su grupo político siga en el poder y exhibirla como el arquetipo de la corrupción que imperó en el sexenio pasado..

La periodista Lourdes Mendoza mandó el mensaje muy claro en su columna de la semana pasada.

Y todos esto tiene una explicación: la guerra intestina que se vive hoy al interior del PRI.

Dos frentes muy marcados se han decantado.

Por un lado, el de los absolutamente incondicionales al ex presidente Peña y su grupo más cercano.

Su cabeza visible es el líder nacional del tricolor, Alejandro Moreno Peña.

“Alito”, le ha declarado la guerra al presidente López Obrador y ha resistido todavía el embate de la pesada caballería del aparato público oficial.

Le han dado con todo y sin misericordia.

La resistencia del partido a votar a favor de la Reforma Energética, sector en donde el peñismo y sus socios tienen millonarias inversiones e intereses, para López Obrador  es una afrenta imperdonable.

Por eso la estridencia en el anuncio de ayer en donde, por enésima ocasión, se asegura que existen procedimientos legales con pruebas contundentes, que podrían incluso llevarlo a la cárcel.

Y en este grupo, precisamente, están identificados Lastiri y personajes muy cercanos a él como Juan Manuel Vega Rayet, él sí amigo personal de Peña Nieto.

Van el barco de “Alito”.

En el que juran, no tardará mucho en hundirse.

Quienes hacen olas para que esto suceda forman parte de los marginados en los procesos importantes que tienen que ver con el partido.

Principalmente, la definición de las estrategias electorales y los candidatos con los que han participado en los desastrosos procesos electorales recientes, en donde el otrora ex partidazo lo ha perdido casi todo.

La cabeza y auténtico líder de la oposición a la dirigencia actual no es otro que Miguel Ángel Osorio Chong, quien aunque fue secretario de gobernación en la administración de Peña, jamás formó parte del círculo íntimo del ex presidente.

La ineptitud de los herederos del grupo Atlacomulco era de tal magnitud, que necesitaban un operador efectivo y eficiente que mantuviera sin mayores sobresaltos la estabilidad de la vida interna del país.

Por es la importancia del cargo del hidalguense.

Sin embargo, para nadie es un secreto que la relación Peña-Osorio era pésima ya desde el inicio del quinto año de gobierno.

¿La razón?-una serie de constantes incumplimientos del entonces presidente a compromisos concretos pactados con su jefe de gabinete.

La operadora y aliada principal del senador, en esta batalla para defenestrar a Alito y a todo lo que represente a Peña es la salinista Claudia Ruiz Massieu quien curiosamente también fue parte de los secretarios del sexenio anterior encabezando la cartera de Turismo.

¿Y en Puebla, cómo se lee el tema Lastiri?

Igual o más complicado que a nivel nacional.

Juan Carlos y su gente tienen un amarre de operación a favor de Alejandro Armenta en el distrito de Zacatlán, en donde no necesariamente los intereses del senador quedaron bien representados de cara al proceso de renovación de la dirigencia estatal y por lo mismo, en la elección del candidato de Morena a la gubernatura de Puebla.

¿Conclusión?- ya está feo y se le va a poner peor el panorama a quien llegó a ser parte de la crema y nata de la élite que, para desgracia del país, regresó al PRI a la presidencia.

 

About The Author

Related posts