19-08-2022 07:00:46 AM

El sueño de Claudia

Por Valentín Varillas

 

Claudia Rivera Vivanco quiere continuar vigente en la política poblana.

Tiene todo el derecho, faltaba más.

Su ruta crítica pasa por competir por la dirigencia nacional de Morena en Puebla. Por lo menos es lo que ha hecho público hasta el momento.

Al haber gobernador la ciudad, es sin duda uno de los liderazgos del partido en la entidad.

Posee extraordinarias relaciones con quienes forma parte del núcleo en donde se toman las decisiones importantes al interior del Movimiento de Regeneración Nacional.

No lo dude.

Y no me refiero únicamente a Eloísa Vivanco, su madre, quien actualmente ocupa un cargo de alto escalafón en el organigrama y que además se sabe que tiene derecho de picaporte en la oficina principal de Palacio Nacional.

Vamos, que le habla al oído al presidente y que lo que le dice, tiene cierta incidencia en el decir y en el hacer del jefe del ejecutivo federal.

Así se ganó el derecho a buscar la reelección en el proceso del 2021.

A pesar de lo que decían los números: los reales, los fríos, los que adelantaban una batalla de antemano perdida.

Hoy, Morena necesita dar el brinco a la institucionalidad.

En Puebla y en el resto de las entidades del país.

Lo mismo pasa con la propia dirigencia nacional.

La imposibilidad de transitar de una serie de tribus, distintas entre sí, con visiones diferentes de lo que el país necesita y en algunos casos hasta mutuamente excluyentes, ha sido evidente a partir de su triunfo en la presidencial del 2018.

El único elemento que las amalgama en distintas coyunturas es su macho alfa, su jefe absoluto, el incuestionable tlatoani.

Y él mismo ha dicho que ya va de salida.

Que se olviden de su continuidad en la política.

Que literal, se va a ir a “La Chingada” y que no habrá manera de que lo saquen de ahí.

Es más, que ni piensen que va a caer en la tentación autoritaria de continuar en el poder más allá del plazo constitucional que considera su mandato.

Más allá de que todo lo anterior pueda o no ser cierto, Morena necesita llegar con una unidad a prueba de fuego a “la madre de todas las elecciones”.

Este es un factor fundamental importantísimo por muy aniquilada que parezca la oposición de cara a ese proceso.

En este contexto ¿es Claudia Rivero el perfil que puede sumar a esta unidad?

Las diferentes corrientes que integran Morena ¿recibirían su liderazgo con alegría y todos, sin excepción, estarían dispuestos a sumar para el bien del partido?

No lo creo.

La historia reciente es muy clara.

Como candidata a la alcaldía detonó fracturas importantes que se reflejaron de manera contundente en el resultado de la elección.

Perdió por más de 117 mil votos, equivalente a 21 puntos porcentuales.

Con todo y el supuesto apoyo incondicional de AMLO y su círculo cercano.

Una de las responsabilidades principales que tendrá quién dirija el próximo Comité Directivo Estatal de Morena en Puebla, será diseñar y operar la estrategia de obtención de votos para los candidatos de ese partidos.

Todos.

Y eso incluye a quien compita por la presidencia y el gobierno del estado.

Van juntas, una con otra, aunque muchos en sus mezquinos intereses no lo quieran aceptar.

Después de semejante derrota, se ve difícil que Rivera Vivanco pueda ganar el estado, con el candidato que militantes y simpatizantes elijan y de esta manera entregarle buenas cuentas a López Obrador, que lo único que quiere es la continuidad de su famosa 4T.

Perder un estado como Puebla, pone en riesgo todo.

Así que, “morenos”, a seguirle buscando.

No les va a quedar de otra.

 

About The Author

Related posts