28-06-2022 08:38:03 PM

AMLO; mensajes para Puebla

Por Valentín Varillas

 

Prácticamente desde su victoria en las urnas, Andrés Manuel López Obrador ha mandado señales muy claras, contundentes, que tuvieron o tienen injerencia directa en la política poblana.

Un par de semanas después de haber sido oficialmente presidente electo de México, llevó a cabo una reunión con aquellos candidatos de Morena que habían ganado sus respectivos procesos electorales.

Llevó a Miguel Barbosa y le dio un lugar de privilegio.

En su discurso dejó muy claro el por qué.

A pesar de que la elección estaba impugnada, en la óptica de AMLO su candidato en Puebla había ganado la elección, pero había sido víctima de uno de los más escandalosos fraudes electorales de la historia moderna del país.

Por eso, para la extraordinaria del 2019, no tenía la menor duda de quién tenía que volver a competir por el gobierno estatal.

Si para el presidente, Barbosa había derrotado a la maquinaria morenovallista en el 2018, con toda su capacidad de operación y sus miles de millones para influir en el resultado final, era impensable siquiera el sugerir que Morena pudiera competir con otro perfil.

Era clarísimo, aunque algunos despistados embriagados de soberbia y envalentonados con la muerte de Rafael, no quisieron o no pudieron leer las señales.

A pesar de que la entonces lideresa del partido y en ese tiempo la operadora  de mayor influencia en el ánimo de López Obrador, se cansó de declararlo públicamente, una y otra vez.

Yeidckol Polevnsky siempre sostuvo que Morena no contemplaba siquiera la posibilidad de competir con otro candidato.

El ridículo de los fallidos suspirantes poblanos fue mayúsculo.

Del tamaño de la caída de su padrino político, Ricardo Monreal que, desde ese momento, empezó a cavar su tumba rumbo al 2024.

El segundo mensaje demoledor llegó en pleno festejo del 5 de mayo.

El gobernador Barbosa le aseguró al presidente que podía contar con Puebla para sumar a la continuidad de la 4T en el país.

Que no le quedara la menor duda.

Con esta frase quedaba sellado el compromiso del mandatario federal de darle libertad de operación absoluta al jefe político de la entidad y así maximizar las posibilidades de triunfo de los candidatos de Morena.

Ganar el estado para sumarle votos a la candidata o el candidato a la presidencia.

AMLO sabe mejor que nadie que las elecciones se ganan en el campo de batalla.

En la arena política y no tomando decisiones desde la comodidad de una oficina.

López Obrador regresó a Puebla el 14 de mayo pasado.

Puso en marcha las “jornadas de producción para el autoconsumo”.

Un programa federal en donde Puebla sería el estado piloto.

Juran los enterados que, antes del evento oficial, hubo una extensa plática en donde se analizó con lupa la realidad de la política local.

Fortalezas y debilidades de perfiles, aliados reales y traidores potenciales, además de los potenciales obstáculos que pondrían en riesgo la victoria del partido oficial en Puebla.

Al otro día, se soltaron los demonios.

Se masificaron mensajes por WhatsApp a teléfonos de periodistas y servidores públicos en donde se compartían documentos que involucraban al coordinador de los diputados de Morena en el congreso federal, Ignacio Mier, en operaciones de lavado de dinero.

Por la noche, por la misma vía llegó la investigación periodística llevada a cabo por Víctor Hugo Arteaga y Néstor Ojeda.

En la mañanera del lunes, ni una palabra del presidente.

Ni una sola frase para defender a su principal escudero en la cámara baja del legislativo nacional.

Hasta ahora, el ensordecedor silencio de un presidente que va a todas cuando se cuestiona la honestidad de cualquiera de los suyos.

De quienes, obviamente, en términos de jerarquías, son de un nivel político muy inferior al de Mier Velazco.

Mensajes demoledores de quien hará todo, absolutamente todo, para que su Cuarta Transformación trascienda su sexenio y que sabe de sobra que para lograrlo, no puede darse el lujo de perder el cuarto estado del país que más votos aporta al padrón nacional.

¿De verdad todavía no entienden?

 

About The Author

Related posts