27-06-2022 03:07:45 AM

La profeta de Chalchihuapan

Por Alejandro Mondragón

 

Doña Elia Tamayo, madre del menor indígena que mataron policías estatales en aquel desalojo de pobladores de Chalchihuapan, en 2014, tuvo voz de profeta.

 

Ante tanta impunidad y cinismo, “Sólo Dios que está en el cielo hará justicia”, subrayó Doña Elia.

 

La frase hoy cobra relevancia, porque nadie castigó al morenovallismo por encubrir la muerte de José Luis Tlehuatlie Tamayo, criminalizar al pueblo y usar todas las instituciones para limpiar la imagen de quien se sentía presidenciable.

 

Rafael Moreno Valle murió en el helicopterazo del 24 de diciembre del 2018. Luis Maldonado Venegas, entonces secretario de Gobierno, falleció en una operación quirúrgica, meses después.

Eukid Castañón fue encarcelado, ahora en un penal de Durango. Facundo Rosas, secretario de Seguridad Pública y artífice de la agresión fue detenido por atropellar y matar a una mujer en la ciudad de México, y horas después encarcelado por ser partícipe de la Operación Rápido y Furioso para traficar armas a favor del Cártel de Sinaloa.

 

Y también qué me dice usted del caso de Gerardo Islas, entonces director del fallecido medio electrónico Sexenio, boletín oficial del morenovallismo, donde se lanzaron todo tipo de ataques a Doña Elia y pobladores de Chalchihuapan.

 

Nada más este personaje todo lo que toca lo hace shit. Nada le sale y sus proyectos políticos acaban en el fracaso rotundo.

 

¿Qué le depara el destino a Víctor Carrancá, entonces procurador de Justicia en Puebla, responsable de armar todo el tinglado legal para sustentar la muerte del menor en la teoría del cohetón?

 

¿Y a Juan Pablo Piña, entonces Jurídico del gobierno de Puebla, quien soportó la mentira oficial en las cabezas de marrano?

 

El karma llega, más tarde que temprano, pero es infalible. Elia Tamayo lo dijo públicamente que dejaba todo en manos de Dios.

 

Sí existe la justicia divina para todos, incluyendo a los incrédulos.

 

About The Author

Related posts