22-05-2022 09:21:31 PM

La limpia de AMLO

Por Valentín Varillas

 

La integración de “opositores” al cuerpo diplomático mexicano y seguramente, en el corto plazo a posiciones del gobierno federal emanado de Morena, va a ser la cereza del pastel de la operación política que desde Palacio Nacional se ensaya para limpiarle el camino a quien resulte su candidato en el 2024.

Los considerados para recibir estos “premios”, en su gran mayoría son y van a ser ex gobernadores, es decir, perfiles que hasta hace muy poco eran los auténticos jefes políticos en sus respectivas entidades.

Para algunos, se trata de un pago de facturas por haber rendido la plaza sin oponer la menor resistencia.

Los nombres de quienes ya han sido nombrados, como la sonorense Claudia Pavlovich al consulado de Barcelona y los que se manejan como el del sinaloense Quirino Ordaz como embajador en España –ambos priistas- no dejan lugar a dudas.

Pero además de este supuesto agradecimiento, se cierra un acuerdo implícito muy importante, que pasa por no meter las manos en la próxima elección presidencial y que de esta manera los actuales mandatarios, ya emanados del partido oficial, no tengan ningún contrapeso para sumarle al candidato del presidente.

Es apenas una probadita de lo que vendrá.

Por las buenas o por las malas.

Gobernadores opositores con magníficas relaciones con la presidencia de la República y que prácticamente ya pactaron la entrega de sus estados para este año son, por ejemplo, Alejandro Murat en Oaxaca, Omar Fayad en Hidalgo y Carlos Joaquín González en Quintana Roo.

Murat tiene una magnífica relación con López Obrador; Fayad y Carlos Joaquín no quieren tener el menor problema con el gobierno federal.

Saben lo que se comieron.

Sobre todo el quintanarroense con aquel tema de las camionetas cargadas de efectivo que su amigo Rafael Moreno Valle le enviaba desde Puebla para el financiamiento de su campaña.

En Tamaulipas, otro estado que renovará gubernatura, será seguramente por las malas.

Aunque el enfrentamiento llegó a su clímax a mediados del año pasado, con la orden de un juez de girar orden de aprehensión en su contra por lavado de dinero y delincuencia organizada, tomando como base una investigación que el FBI lleva a cabo en los Estados Unidos, los ánimos se calmaron de tal forma que, prácticamente ya no se hace referencia al tema en el discurso público oficial.

Es más, en noviembre pasado había mucha expectación sobre el clima en el que iba a desarrollarse una gira que el presidente realizó  por Tamaulipas, pero que en los hechos se llevó a cabo siguiendo todos los protocolos de la cortesía política entre representantes de distintos niveles de gobierno.

Lo anterior no significa necesariamente que el tema no pueda resurgir cuando Cabeza de Vaca deje el poder, pero sin duda, en Palacio Nacional, ya saben el camino para apretarlo.

En el 23, como ya se ha comentado en este espacio, el Estado de México parece estar negociado y en Coahuila, lo único que quiere el gobernador Riquelme es tener un retiro político sin sobresaltos.

No se ve cómo decida enfrentar al aparato oficial metiendo las manos para impedir el triunfo del candidato de Morena.

Al contrario, en ambos estados se hará todo lo posible por no interferir con los deseos del amo y señor del país.

Así que, la operación limpieza comenzó.

Y todo esto es, apenas una pequeña probadita de lo que nos espera en esta sistema de premios y castigos, de amarres y enroques que tienen como objetivo único, el que la 4T repita en la presidencia de la República.

Lo que nos falta por ver comprobará que, en la política mexicana. Otra vez, la realidad superará a cualquier ficción.

About The Author

Related posts