03-12-2021 03:55:42 PM

El padrón panista, la clave

Por Alejandro Mondragón

 

Una de las principales estrategias que ejecutó el morenovallismo, en los tiempos del toma todo, para restar fuerza al grupo yunquista o tradicionales en la zona metropolitana de Puebla, fue ampliar el padrón hacia el estado para garantizar que frente a una debacle en las internas se logrará imponerse.

 

Se hizo después que en 2012, Josefina Vázquez Mota se impuso a Ernesto Cordero en la puja por la candidatura presidencial en la entidad.

 

No volverá a pasar, fue la resolución del entonces gobernador Rafael Moreno Valle. Por eso, en las siguientes internas siempre acaba por imponerse, gracias a la ampliación del padrón en todo el estado.

 

Ese factor cobra relevancia en este proceso para la renovación de la dirigencia estatal del PAN, entre Genoveva Huerta y Augusta Díaz de Rivera.

Los tradicionales o yunquistas gozan de simpatías mayoritarias en Puebla capital, San Andrés Cholula, Tehuacán, parte de Atlixco y de San Pedro Cholula.

 

El problema es el resto de la entidad en la que el padrón es el que creó precisamente el morenovallismo para no perder.

 

Los liderazgos antagónicos a Genoveva producen ruido, mucho, pero no bastan para revertir tendencias de estructuras montadas ante escenarios de riesgo.

 

A unos días de la interna panista, los focos de atención se centran en las descalificaciones, acusaciones, golpes bajos y la estridencia propia de la contienda, pero el tema clave es el padrón electoral.

 

Sí, aquel que les impuso el morenovallismo a los tradicionales sin que nadie lo pudiera remediar, además con el aval del Comité Ejecutivo Nacional.

 

Salvo una tragedia o una genialidad, los mismos de hace más de 10 años seguirán en el poder panista, gracias a un padrón que crearon ex profeso.

About The Author

Related posts