19-10-2021 04:32:02 AM

Éxito de uno, fracaso del otro

Por Alejandro Mondragón

 

En el PAN, los bandos están definidos y el éxito de uno será el fracaso del otro. Genoveva Huerta contra Augusta Díaz de Rivera pelearán por la dirigencia estatal.

 

La primera va por la reelección bajo la tutela de renacer al morenovallismo, mientras la segunda responde a los intereses yunquistas, en particular los del alcalde electo, Eduardo Rivera Pérez.

 

Las estructuras del partido están en control de Genoveva Huerta, mientras que todos los adversarios se le unieron contra lo que representa: la orfandad morenovallista.

 

Augusta Díaz de Rivera y los santos patrones ya no tendrán enfrente a Rafael Moreno Valle, ni a Martha Érika Alonso, mucho menos a Eukid Castañón y operadores.

Tampoco estarán con Genoveva los intereses del exgobernador Antonio Gali Fayad, quien sin ser panista aglutina aún a buena parte de albiazules que se la jugaron con él en su miniadministración.

 

Gali fue excluido del grupo hegemónico con la decisión de Huerta de abrirle la puerta a uno de sus principales adversarios, Jorge Aguilar Chedraui, quien hoy opera la capital y obtuvo la posición de la secretaría general para uno de los suyos.

 

Los operadores morenovallistas en el interior del estado, donde sí conocen a Genoveva, no a Augusta, se aglutinaron por la reelección.

 

En tanto, alcaldes como el de San Andrés Cholula y panistas de Tehuacán, Puebla capital y Atlixco van con la llamada “Tití”.

 

La contienda no se ganará en columnas, menos en redes sociales. La dinámica panista es otra. Lo que vale es la estructura y movilización del padrón. Ello lo trae Genoveva, quien si hoy fuera la elección ganaría dos a uno.

 

El grupo de Augusta tendrá que plantear el rescate del PAN, pero no para quitarte tú, y ponerme yo.

 

Díaz de Rivera llega como tercera carta, después de los fallidos intentos por poner a competir, primero a Marcos Castro, quien tras la regla de paridad de género que lo excluyó jugaron con Ana Tere Aranda, la cual hizo campaña como la carta al final también se cayó.

 

About The Author

Related posts