22-09-2021 03:58:48 AM

Por el hueso azul

Por Alejandro Mondragón

 

Todavía no empiezan a mostrar lo que prometieron en campaña, en el ejercicio de sus cargos en este 2021, pero los panistas ya andan del tingo al tango con el 2024.

 

Si un personaje de la política afirma que no piensa en el siguiente hueso o reelección, hay que entenderlo en que es lo único que tiene en mente.

 

En Acción Nacional hoy queda claro que la mejor cosecha de votos, en la pasada elección, fue por la fuerza de arrastre que trajo, al final, la campaña de Eduardo Rivera Pérez que supo tropicalizar la crisis y cazar a la alcaldesa Claudia Rivera Vivanco.

 

Los número así lo indican, por lo que ese factor ha sido motivo para que al interior del partido comiencen los reacomodos de cara a lo que será la renovación del PAN.

 

 

Se empata la renovación local con la nacional, en la que Marko Cortés buscará la reelección y seguro enfrentará a exgobernadores como Miguel Márquez de Guanajuato; y Francisco Domínguez de Querétaro.

En el caso de Puebla, Genoveva Huerta prepara su reelección, aliada del exgobernador Antonio Gali, cuyos personajes cercanos y excolaboradores han sido ubicados en cargos de poder. Al exmandatario se le hicieron señalamientos de apoyo, en la pasada contienda, a favor de Rivera, pero la morenista Claudia, de Morena.

 

El problema es otra vez la exclusión de la otra parte, la de Eduardo Rivera, pues está visto que no le quieren dejar el partido para fortalecer internamente su posición de cara al 2024.

 

La batalla real se dará, otra vez, al interior del PAN. Ya lo decía el finado Rafael Moreno Valle es peor obtener la candidatura azul que ganar la constitucional. Por algo lo dijo.

 

Lo cierto es que tampoco se observa una carta lalista visible, sin la atadura de un cargo público, como lo enfrentarán la propia Huerta (diputada federal electa); y Rafael Micalco, (legislador local electo). Ambos deben más trabajar para lo que buscaron antes y dejar a otros/as, la dirigencia del partido.

 

Así que en el PAN, buena parte del juego de fuerzas se dará en la renovación de la presidencia, todo de cara al 2024.

About The Author

Related posts