19-06-2021 01:50:05 AM

Morena y su laberinto (sí, interminable)

Por Rodolfo Rivera

            En 2018, el partido fundado por Andrés Manuel López Obrador ganó sin problema las elecciones presidenciales, legislativas y locales (en los principales Estados del país). Pero en 2021 la historia es diferente y con todo lo acontecido en las últimas semanas, muchos piensan que ha comenzado su ola descendente en preferencias electorales.

            ¿Esto es cierto? Veamos.

            Lo he escrito aquí mismo desde hace varios años. Una cosa es que el líder y símbolo de MORENA siga bien calificado y con aprobaciones indiscutibles por parte de la sociedad y otra que los miembros de su partido fueran líderes carismáticos como él. La realidad es que todos por debajo de AMLO se han venido peleando una y otra vez por ver quiénes lo sucederán, quiénes serán candidatos y quienes controlan el partido.

            ¿Resultado? MORENA hoy, cuando sus miembros no deberían preocuparse por la elección 2021 (gracias, insisto, al enorme apoyo social que tiene su Presidente y fundador), están sumamente cuestionados por la sociedad y ya no traen el arrastre electoral indiscutible que traían hace tres años. Y sin embargo… aún pueden ganar las elecciones en la mayoría de Distritos.

            Es tan noble la marca MORENA (es decir, con mucho apoyo social de las clases menos favorecidas, que son simplemente la inmensa mayoría en este país) que sus candidatos pueden ganar (cada vez por menos puntos) aún en muchos lugares y Distritos de Puebla y el país. Vaya, en la mayoría y con ello seguir controlando la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión.

            Pero de que han bajado en preferencias, han bajado.

            Y mucho se debe a sus pleitos internos interminables por las candidaturas y el control del partido. En muy pocos años, MORENA sufre lo que han sufrido todos los partidos importantes (con posibilidad de ganar, pues): Lucha interna por los liderazgos y el control de candidaturas. Cosa que también es normal, por cierto, en todos los partidos en el poder.

            Y también, desde luego, al desgaste de sus gobernantes, que no han podido resolver todos los problemas en sus comunidades (Estados o Municipios) y hoy se dan cuenta que no es lo mismo ser oposición crítica implacable que gobierno en funciones, acotado, con recursos escasos y con naturales inquietudes de corrupción como TODOS.

            Pero la pregunta es si MORENA sobrevivirá a la época post AMLO. Y todo parece indicar que no. Son demasiados grupos e intereses, que los llevará a pelear una y otra vez, hasta que se “perredicen” (de PRD) y sus hordas (ya no tribus, esas eran moderadas) se destrocen y terminen por ser aborrecidos por la gente poco a poco y en cada lugar en tiempos distintos, aunque puntualmente.

            Quiero ver, por ejemplo, si Claudia Sheinbaum es la candidata presidencial en 2024. ¿Qué harán, entre otros, Marcelo Ebrard y Ricardo Monreal y sus grupos, si ya se han “sacrificado” en ocasiones anteriores? Más los que se sumen en 3 años. Alguno quizás se salga del partido y busque otra opción para aspirar a la Presidencia. Pero de que el pleito será histórico, eso ya es indudable.

            Quiero ver, por ejemplo, si Claudia Rivera gana su reelección para la Alcaldía de Puebla y se convierte ipso facto en precandidata a la Gubernatura, qué harán Alejandro Armenta, Ignacio Mier, Rodrigo Abdala o el propio Gobernador Miguel Barbosa y lo que queda de su grupo, para detenerla o descarrilarla. ¿Alguno se irá del partido? ¿Qué harán los distintos “líderes” (o quienes creen serlo) para aceptar que no serán candidatos a Diputados o Senadores? ¿Lo aceptarán de buena gana y apoyarán a “su partido” o se largarán y ahora serán sus más feroces críticos (como hoy hay tantos “Anti AMLO”, cuando antes era el mejor Presidente de la historia… Migoyas, Cárdenas y tantos más).        

Y en todos los Municipios está sucediendo lo mismo. Al no obtener la candidatura, no pocos impugnaron o se fueron a otro partido. Pero los pleitos han sido muy visibles y en cada localidad eso termina por hastiar a los electores, que lo único que piden es que los gobiernen decorosamente.

            Entonces ¿Qué pasará el 6 de junio? ¿Ya perdió MORENA por los pleitos interminables en la mayoría de sitios? No, hasta eso. MORENA ganará en muchos sitios, pero también perderá en otros. Ya no es ni volverá a ser la “aplanadora” de 2018.

            Eso pasará, por supuesto, en 2021. Pero en 2024 los pleitos crecerán en forma exponencial. Y quizás hasta ganen otra vez la Presidencia (la marca, repito, aún es noble), pero será el último sexenio que duren en el poder. Su “balcanización” ya es muy evidente y es cuestión de dos o tres años para que sea insalvable.

            Tenían todo para mantenerse en el poder. Y hoy tienen todo para perderlo.

            Normal. Es la historia de la izquierda mundial y mexicana. Ellos mismos son sus peores enemigos.

            En el PRIANRD sonríen.

 

About The Author

Related posts