20-09-2021 07:03:04 PM

4T, feminista no fue

Por Valentín Varillas

 

Raro, muy raro ha sido le comportamiento de las mujeres de la llamada Cuarta Transformación, en coyunturas graves que afectan severamente al género.

Sobre todo en un país como éste, en donde la violencia contra la mujer es la constante y alcanza niveles de auténtica pandemia.

Desde el silencio cómplice ante la candidatura de Félix Salgado Macedonio, hasta la penosa postura de Rocío Moreno, candidata en Juchipila Zacatecas, violentada públicamente en un acto de campaña por al aspirante a gobernador, David Monreal.

Ella misma, por un tema de conveniencia política, niega el tocamiento y le obligan a reconocer públicamente la “calidad moral” de su agresor.

Demencial.

Igual que las mujeres del gabinete y quienes ocupan posiciones de liderazgo en el partido o el servicio público, quienes por órdenes de su jefe político han tenido que traicionar valores y creencias para no ser desterradas del falso paraíso en el que viven. 

Ellas tendrían que ser las primeras en intentar por lo menos sensibilizar al presidente y hacerlo entender la gravedad de la realidad en la que viven millones de mujeres en el país.

Se han convertido en cómplices de las omisiones y la indiferencia de su patrón.

Y eso marca carreras y trayectorias de por vida.

Son las mismas que gritaban a los cuatro vientos que la 4T sería feminista o no sería una transformación real.

Es evidente que a su mesías, el presidente López Obrador, no le importan los temas de género.

Que ni siquiera los entiende.

En su lógica, tener un gabinete con presencia importante de mujeres en puestos clave es suficiente para ganarse la medalla del “presidente más feminista de la historia”.

Nada más.

Sin embargo, la realidad es que las demandas y exigencias de las mujeres del país que dirige, no ocupan un lugar prioritario en el ejercicio de su cargo.

Están completamente ausentes en la lista de temas importantes.

Y es evidente que a AMLO, lo que no entiende le molesta, lo combate y lo ataca de raíz.

Por más justas que sean las causas.

Ya comentábamos anteriormente que el 49% del total de los votos que llevaron a AMLO a la presidencia fueron de mujeres.

Algo así como 16.2 millones.

Mujeres que en su momento confiaron en el candidato presidencial por diversas razones: hartazgo de los gobiernos anteriores, sus promesas de honestidad y combate a la corrupción, una supuesta mejora en su realidad económica y social y sin duda, porque en teoría atendería la complicada problemática que enfrenta la mujer mexicana.

Hoy, muchas de ellas, por lo que han visto en mas de dos años de gobierno, han sufrido una enorme decepción.

¿Cómo influirá esa decepción en el sentido de su voto?

¿Se atreverán a hacer ese cálculo en la oficina principal de Palacio Nacional?

¿Les importará siquiera?

 

About The Author

Related posts