28-11-2021 03:32:04 PM

Jenkins: cochinos contra marranos

Por Valentín Varillas

 

Como en todas las dinastías, en la de los Jenkins, sus miembros más importantes  llevan escondiendo por décadas, toneladas de basura debajo de la alfombra.

Los desencuentros entre ellos han sido de antología.

Cómo no, si hay millones y millones de por medio.

Muchos de ellos, obtenidos y multiplicados en su momento, a través de prácticas y acuerdos inconfesables.

La génesis de semejante fortuna, resultó al final maldita. 

El dinero, en tales cantidades, aglutina cuando existe comunidad de intereses, pero fractura de manera irremediable cuando la avaricia se vuelve un virus contagioso que todo lo contamina.  

“Karma”- le llamarán los místicos.

“Ley de vida”-los más realistas.

Lo cierto es que, desde hace años, ya se veían visos de tormenta.

Y venía cargada de muy oscuros nubarrones.

El hilo se ha roto, con la orden de aprehensión girada por un juez del Estado de México en contra de integrantes de esta familia, por un supuesto desvío de 14 mil millones de pesos de recursos de la Fundación.

El demandante es Guillermo Jenkins de Landa, quien por décadas ha señalado los malos manejos y las corruptelas de sus consanguíneos.

En el tema fiscal, por ejemplo.

En este espacio, en abril del 2015, le di cuenta de ello.

En el contexto de lo que está sucediendo ahora, vale la pena recordar aquella columna:

“Prácticas fiscales ‘indebidas’ en la Fundación Jenkins”

 

“El conflicto al interior de la Fundación Mary Street Jenkins va mucho más allá de una aparente disputa familiar entre Guillermo Jenkins De Landa, patrono de la fundación y el presidente del Patronato, Guillermo Jenkins Anstead.

“Y es que, en la opinión del primero, la Jenkins ha caído en una serie de prácticas fiscales “indebidas” que podrían ocasionarle severos problemas con las autoridades en la materia.

“Hay evidencia documental de lo anterior.

“A través de una carta notariada enviada a Jenkins Anstead, Jenkins De Landa asegura que la Fundación ha invertido en la adquisición de acciones de otras sociedades que no sean de las que cotizan en la bolsa, lo que de acuerdo con las disposiciones fiscales aprobadas por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público desde el 2013 deben ser consideradas como una “práctica fiscal indebida.

“Le preocupan en especial, las inversiones realizadas para adquirir acciones en las empresas Proyectos Nuevo Siglo, S.A. de C.V. y Reforma Bicentenario S.A. de C.V y “el proyecto que existe para que la Fundación lleve a cabo una inversión en Cabo San Lucas.

“Infiere además, que existieron comportamientos sospechosos por parte de los auditores externos contratados por la Fundación, al momento de emitir los dictámenes correspondientes a estas operaciones:

“También sugiero comentar la situación con los auditores externos que dictaminan a la Fundación para fines fiscales; ya que, tengo entendido que ellos tienen que revelar en el dictamen que rinden ante la autoridad fiscal, si los contribuyentes están realizando alguna de las prácticas consideradas por la autoridad fiscal como indebidas.

“Ante este escenario, Jenkins de Landa exigió someter a la aprobación del Patronato lo siguiente:

“ I. El solicitar a expertos en la materia su opinión, y por qué no, someterlo a los criterios de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

“II. Desechar cualquier propuesta de inversión que no sean de las estrictamente aprobadas por las distintas autoridades, y de esta manera mantener la intachable reputación de la institución.

“Lo anterior es apenas un modesto ejemplo de un conflicto interno que ha afectado a la Fundación Jenkins desde hace más de una década y que no sólo está lejos de terminar, sino que en este 2015 podría alcanzar su punto culminante.

“Y es que, como nunca, manos externas y muy poderosas buscan obtener beneficios concretos de esta disputa y la alientan entusiastas.

“La ruptura, para ellos, es su mejor escenario.

“Pronto veremos por qué.”

Y así fue.

Ya lo vimos.

14 mil millones de pesos perdidos, una familia dividida con parte de ellos prófugos de la justicia y una fundación, con una supuesta vocación filantrópica, con un nombre y un prestigio por los suelos.

About The Author

Related posts