28-11-2021 02:59:23 PM

Fraile, eternas fatalidades

Por Valentín Varillas

 

Paco Fraile tiene ya la luz verde del CEN del PAN para competir por la alcaldía de San Andrés Cholula.

Ya lo palomearon desde la oficina de Marko Cortés.

También es bien visto por la dirigencia blanquiazul en Puebla.

Su papel de veleta, aquella que vino y fue a placer del morenovallismo, lo colocó en una posición cómoda, en donde está al margen de vendettas o ajustes de cuentas entre grupos.

Siempre tibio, sin comprometerse, acérrimo crítico de clóset de Rafael, pero uno de su principales y más zalameros paleros, cuando así le convenía. 

En términos estrictos de la lógica del partido, no tiene ningún obstáculo real para amarrar la candidatura.

Y bajo esa lógica se mueve.

Busca apoyos, asesorías y sobre todo, financiamiento para su nueva aventura política.

Aquella que, en teoría, le permitiría por fin ganar un cargo de elección popular mediante el voto directo.

Ha buscado hasta la saciedad a los adversarios del actual gobierno municipal.

A quienes se les amarró las manos  en materia de corrupción o quienes de plano se toparon con pared y no pudieron continuar con sus políticas de abusos que tan rentables les resultaron por tantos años.

Unos lo ven bien.

Otros le dan el beneficio de la duda.

Otros más, de plano ni lo pelan, o bien optan por darle por su lado.

Sin embargo, el gran problema de Fraile es su falta de arraigo en el municipio y sobre todo, el repudio que despierta entre grupos que, por años, han resultado fundamentales en los triunfos panistas en esta entidad.

Se trata de empresarios, líderes sociales y hasta herederos de caciques ancestrales. Todos ellos, aportaron en su momento recursos humanos y materiales para que este municipio se convirtiera en un auténtico bastión del PAN por casi dos décadas.

Y en ese tiempo mostraron con toda contundencia, lo eficientes que pueden ser y lo necesarios que resultan en una elección como la que se viene en junio.

Contar con el aval del partido, sin tener amarrado sus apoyos, resulta en los hechos, por decir lo menos, un error fatal.

Simplemente la diferencia entre ser o no ser, entre ganar o perder.

Estos grupos ya se organizan para impedir la imposición.

Y están dispuestos a hacer todo lo necesario para impulsar a uno de sus perfiles.

Saben que, al final, la decisión de nombrar al candidato del PAN en San Andrés escapa de su ámbito de competencia y que se trata de una facultad exclusiva del partido.

Pero también están conscientes de que ellos decidirán en su momento si lo apoyan o no.

Con todo lo que eso implica.

Si juegan y operan en su contra o simplemente, se hacen un lado y bajan los brazos en el tiempo de campaña.  

Jugar electoralmente sin ellos, sería un suicidio político.

Uno más, pero sin duda el último en la carrera de “El Pastor”.

 

About The Author

Related posts