31-07-2021 01:36:00 AM

La alianza opositora, sin candidato para la capital

Por Alejandro Mondragón

 

Todavía prevalece el desencuentro en las negociaciones de la alianza PAN, PRI y PRD para definir a su candidato a la alcaldía de Puebla.

 

Sólo dos nombres se manejan: Eduardo Rivera Pérez, por el PAN; y José Chedraui Budib, por el PRI.

 

El primero sigue sin ceder espacios para el Cabildo, en particular las 8 posiciones de regidores que pide la dirigencia estatal.

 

El segundo plantea reparto total del cuerpo edilicio, además de aportaciones de capitales nacionales para el financiamiento de la campaña. 

 

A Eduardo Rivera, ya lo sabe, Marko Cortés, le dice a todo que sí, pero igual a los grupos que pretenden posiciones en el Cabildo. Al dirigente nacional del PAN le vale madre Puebla.

A José Chedraui lo empuja Alejandro Moreno, dirigente nacional del PRI, quien ha ofrecido además un gobierno municipal incluyente, donde quepan todos para frenar a la 4T. 

Chedraui ya presentó su oferta de Cabildo: 6 regidores y sindico para el PAN; 4, para el PRI; 3, PRD; 2, ciudadanos; y uno para México Libre. 

 

Rivera, en la última reunión, incluso planteó que él estaría dispuesto a ir solo con el PAN, pues no necesita al PRI y PRD, cuyos números en la capital no representan nada.

Y en un acto de “apertura”, ofreció a su partido una posición en el Cabildo, la cual debe presentársele en una terna para que pueda elegir. 

También reclamó todas las posiciones en la capital de diputados locales que tocan al PAN, incluyendo las plurinominales. 

 

Aunque varios medios establecieron que había ya acuerdos, lo cierto es que no. Sigue las conversaciones con una fecha fatal: 16 de febrero del 2021.

 

El PAN no ha decantado, menos PRI y PRD. 

El problema para Rivera Pérez creo que no está en la dirigencia estatal con Genoveva Huerta, sino en la nacional con Marko Cortés. No sólo porque a todos les dice que sí, sino por su indolencia.

El mejor ejemplo de ello es que en las negociaciones entre Genoveva y Rivera mandó a un segundón: Armando Tejeda, secretario de Elecciones, quien cree ser la mano derecha en el partido. 

 

En las negociaciones para las diputaciones federales permitió que el PRI se llevara más posiciones, aunque el PAN es la fuerza electoral predominante.

 

Y con las locales, Cortés de plano pretendía que los priistas tuvieran más lugares, lo que implicó el endurecimiento de los panistas poblanos para que se quedara el blanquiazul con la mayoría de los distritos, sobre todo aquellos donde mantiene una mejor posición. 

About The Author

Related posts