07-03-2021 09:04:06 AM

Los magos de la alquimia electoral

Por Valentín Varillas

 

No, no es casual que los partidos que formarán alianzas contra Morena en la próxima elección, hayan decidido que sea el PRI el encargado de llevar las finanzas.

Se trata, ni más ni menos, que de los auténticos especialistas en el tema.

Los amos y señores de la alquimia electoral.

Los reyes del desvío de recursos públicos con fines electorales.

Así lo hicieron en aquellos tiempos de la ausencia de contrapesos, los del régimen de partido único.

Pero también recientemente, cuando se supone que el sistema de competencia electoral en el país permitía contender en condiciones mucho más equitativas.

Los cachorros del Grupo Atlacomulco, demostraron ser en su momento auténticos magos para financiar con dinero público sus aventuras electorales.

Le aprendieron bien a sus maestros, sus antecesores que, por décadas, no tuvieron quien les disputara realmente las posiciones de poder en el Estado de México.

Enrique Peña Nieto fue un candidato de laboratorio, al cual se le invirtieron fortunas enteras para posicionarlo nacionalmente como gobernador y convertirlo en aspirante natural a la presidencia de la República.

Pero además de dinero, se necesita “talento” para desarrollar una estrategia y una logística lo suficientemente efectiva, primero para ganar y después, para que salgas avante de las irregularidades y corruptelas cometidas.

El gobierno de su estado, evidentemente, fue la caja chica de la campaña presidencial, pero no la única.

Dinero sucio llegó a la campaña presidencial tricolor, a través de la triangulación de recursos públicos desviados por otros gobernadores priistas, que después fueron perseguidos o encarcelados por el régimen que ellos mismos ayudaron a establecer.   

También casos como los de Monex o Soriana, ejemplos burdos de la más descarada compra de conciencias que se operó en la elección 2012.

Ni hablar de los casos Odebrecht y de otras empresas, que le metieron mucho dinero a la campaña priista, a cambio de la promesa de obtener millonarios contratos una vez que se concretara el regreso del PRI a Los Pinos.

Es evidente que hoy, el escenario no es el mismo.

Que ni de cerca, el priismo podrá aportarle recursos a la coalición a través de un esquema igualito al que implementaron hace nueve años.

Sin embargo, dejaron escuela.

Y hoy en el país, el tricolor cuenta dentro de sus liderazgos a doce gobernadores emanados de sus filas.

Doce mandatarios dispuestos a operar con todo lo que esté a su alcance y a enseñarle a panistas, perredistas y demás, las enormes ventajas que supone el control del dinero público en el juego democrático nacional actual.

About The Author

Related posts