04-03-2021 06:25:59 AM

Duplas, definidas

Por Alejandro Mondragón

 

Empiezan a perfilarse las parejas que competirán al interior de los partidos con aspiraciones reales de ganar la alcaldía de Puebla.

 

Más allá de los métodos, acuerdos e intereses electorales, Morena, PAN y PRI, en ese orden que si se modifica altera el resultado, enfrentarán más competencia adentro que afuera.

 

Se van a dar con todo. Qué paz.

 

Morena tiene perfilada a su dupla: Claudia Rivera Vivanco, la alcaldesa; y Gabriel Biestro, el líder del Congreso. La primera con mayor conocimiento entre los poblanos que el segundo, pero con más negativos.

Ambos cuentan con respaldos políticos, en la que el tema de género para la plaza de Puebla se enfrentará a los resultados como gobernante, lo que explica el activismo de la alcaldesa para exhibir el incumplimiento de compromisos de campaña de Biestro. Y visceversa.

 

En el PAN ya están más que perfilados: Eduardo Rivera Pérez, ex alcalde; y Genoveva Huerta, lideresa estatal panista. El primero tiene a su favor que hoy todas las encuestas lo colocan como puntero, incluso por arriba de los morenistas. La segunda puede capitalizar que se asigne el género para la ciudad de Puebla.

 

Se confrontan tras bambalinas qué grupo será el predominante en el partido. Marko Cortés quiere echar a El Yunque, mientras que los panistas tradicionales pretenden acabar con las viudas y viudos del morenovallismo, expresión vinculada a graves actos de corrupción.

 

Y en el PRI, la contienda también es de dos: José Chedraui Budib, empresario y ex diputado local ante Blanca Alcalá Ruiz, ex alcaldesa poblana.

 

La expresidenta municipal figura como la más conocida, incluso por arriba de sus adversarios, pero su última participación como candidata a la gubernatura en 2016 la exhibió en denuncias de corrupción.

 

La ventaja para Chedraui será si logra amarrar las alianzas con diversos grupos políticos y partidos para constituir un frente en el que el PRI poco tenga que aparecer.

 

Así están los tres partidos. No se prevén sorpresas, ni esas cosas que sirven para la especulación.

About The Author

Related posts