05-12-2020 08:16:06 AM

Doger y Morales, su pasado los persigue

Por Alejandro Mondragón

 

Dos personajes saltaron a la arena política para encabezar a la oposición a la 4T en las elecciones del 2021: Enrique Doger Guerrero y Fernando Morales Martínez.

 

Uno, Enrique, quiere volver a ser alcalde por el PRI; y Fernando, por Movimiento Ciudadano, organizará perfiles “honestos” para todas las posiciones políticas.

 

Se les olvida que su pasado los persigue. Ya se les olvidó su abierto morenovallismo, a pesar de formar parte de partidos ajenos al PAN. Siempre le hicieron el juego y respondieron a sus intereses.

 

Su doble juego, pues.

 

Desde el 2015 mantienen comunicación, interlocución, complicidad, pues.

 

Morales Martínez servía de puente de Doger con Moreno Valle.

 

Una conversación entre ambos personajes, grabada por el equipo de espionaje morenovallista, los exhibe el 29 de septiembre del 2015.

 

Enrique Doger Guerrero era delegado del CEN del PRI en Morelos.

 

En tanto, Fernando Morales Martínez fungía como subsecretario de la Secretaría General de Gobierno.

 

 

Enrique: Bueno.

 

Fernando: Don Enrique Doger.

 

Enrique: Amigo estoy en una reunión, me das unos minutos y te doy otro teléfono más seguro para hablar

 

Fernando: Órale, mándame…

 

Enrique: Si no me vas a sacar en internet cabrón.

 

Fernando: No, no, no mames cabrón, pues de que me viste la cara de Natale [Juan Carlos López, diputado local y coordinador de diputados del PVEM] o que pinche Enrique (risas)

 

Enrique: Ya ves cabrón cómo me tratas cabrón.

 

Fernando: Tú y yo sab… a ver, pero no es el gobierno del estado no mames, quítate esas mamadas de la pinche cabeza. Nos tenemos que ver cabrón, me pediste… habíamos hablado tu y yo que querías ver a mi amigo (Rafael Moreno Valle Rosas) ¿no?

 

Enrique: Te marco en un ratito y de otra línea ¿sale?

 

Fernando: Órale, me marcas de otra línea.

 

Enrique: Sí.

 

Fernando: Mándame mensaje y yo te marco de otro

número.

 

Enrique: Sale.

 

Fernando: Órale cabrón, sale adiós, bye.

 

Lo dicho: no tienen remedio.

 

Habrá que verlos ahora sin el morenovallismo, en tiempos del barbosismo.

About The Author

Related posts