24-01-2021 09:05:54 AM

La ruta de la corrupción

Por Valentín Varillas

 

No todas las rutas aéreas inauguradas en el Aeropuerto Hermanos Serdán, han tenido como objetivo primordial el promover el turismo desde Puebla o la actividad empresarial.

Una de ellas, se creó con el único fin de servir como ruta de escape a los recursos ilícitos obtenidos por políticos y servidores públicos de primer nivel.

Me refiero a la Puebla-Panamá, anunciada con bombo y platillo en el 2015.

El verdadero objetivo de su puesta en marcha fue explotar, en todo su potencial, las ventajas que supone tener un acceso directo a la Zona Libre de Colón, la zona franca más grande del continente americano y la segunda de mayor tamaño en todo el mundo.

Este territorio autónomo, ubicado en la entrada del Canal de Panamá, ofrece beneficios tributarios enormes y es considerada como uno de los grandes paraísos fiscales del planeta.

Lo anterior, sin duda, representaba una ventaja competitiva para empresarios formales que deseaban ampliar sus rutas de mercado.

Pero sobre todo, establecía condiciones muy favorables para los oscuros negocios ilícitos que se planearon y operaron desde el poder político.

Así es, prestanombres de poderosos y personajes considerados como los “consentidos” de la cúpula gobernante, tuvieron la gran oportunidad de explotar al máximo semejante oasis de oportunidades.

Las posibilidades fueron ilimitadas:

Desde el transporte impune de dinero en efectivo, hasta el mercado negro de textiles, joyas y piedras preciosas.

Con una aduana tan laxa como la poblana – en ese tiempo controlada absolutamente por el gobierno estatal a pesar de ser una instancia federal-, el potencial valor de los negocios a realizar fue multimillonario.

Al iniciar la ruta aérea, Moreno Valle viajó con representantes del sector empresarial  a ese país, argumentando una “misión comercial” que pretendía reforzar los “lazos de cooperación” entre ambas instancias.

Los resultados de la misión jamás se dieron a conocer.

Tampoco sabemos hoy lo que realmente significó para la economía local, la formal, la ruta con Panamá y si resultó comercialmente rentable para Copa Airlines, el tener vuelos a Puebla.

Y es que, llama la atención que al momento de establecer a Panamá como uno de los destinos desde donde se podía volar directamente desde Puebla, se había anunciado la frecuencia diaria del vuelo.

En realidad, éste operó únicamente 4 veces por semana.

Al final, poco antes de desaparecer, lo hizo solo dos veces: jueves y domingo.

Lo anterior evidencia que, la Puebla-Panamá, nunca fue una ruta prioritaria para el grueso de los hombres de negocios poblanos, mucho menos para el turismo.

Sin embargo, todo indica que resultó ser una ruta estratégica, de mucho interés, para un reducido y muy selecto grupo de poderosos e influyentes poblanos.

About The Author

Related posts