26-11-2020 08:57:06 AM

El Big Brother panista

Por Alejandro Mondragón

 

Era la tarde del 2 de julio del 2012.

 

El entonces candidato del PAN al Senado, en primera fórmula por Puebla, Javier Lozano Alarcón, reconoció que los resultados no le favorecían.

 

Igual estaban los abanderados de la capital y zona metropolitana a las diputaciones federales. Habían sido arrasados panistas y priistas por las cartas del PRD-PT que llevaba a la presidencia a Andrés Manuel López Obrador.

 

El Programa de Resultados Electorales Preliminares y las encuestas de salida establecían a la medianoche de aquel día, que significó el retorno del PRI a Los Pinos, que el morenovallismo había perdido.

 

Peeeeero algo pasó. En la madrugada se dieron las volteretas de resultados y todos los candidatos del morenovallismo ganaron, incluyendo algunos priistas.

 

A todas las luces la operación post electoral rindió frutos. Ahí empezó a fortalecerse el factor Eukid Castañón en ésta y las siguientes elecciones.

 

Su operación marcaba la diferencia. Delineaba antes, durante y después de la campaña toda la estrategia para hacer ganar a los candidatos que quería Moreno Valle.

Desde Javier Lozano hasta Genoveva Huerta. Panistas y aliados sabían que si estaba Eukid no iban a perder. ¿Cuántas carreras y posiciones políticas deben los azules al operador electoral del morenovallismo de aquella época?

 

Me parece que todas.

 

Por eso, parece risible que ahora los panistas no sólo se hayan olvidado de él en las condiciones en que se encuentra, sino que hasta lo nieguen. Rechacen haber recibido recursos o participado en alguna estrategia electoral que al final de cuentas los favoreció.

 

La lista de beneficiarios es enorme. Quizá pierden de vista un dato: Si fueron grabados en audio y video los enemigos del morenovallismo, por qué no habría hecho lo mismo con los amigos, aliados y empleados.

 

Lo hizo por instrucciones del entones gobernador para definir lealtades (varias funcionarios cayeron en la desgracia cuando eran exhibidos en grabaciones que les ponían en Casa Puebla o la Ciudad de México).

 

Quienes niegan haber recibido recursos o participado en la llamada Estructura Maya podrían llevarse una sorpresa.

 

Moreno Valle eran tan perspicaz en el manejo de recursos y acciones electorales que pedía grabaciones de quienes recibían los apoyos para garantizar que, en efecto, se entregaron completos los dineros.

 

Era su esquema de control.

 

Todo se operaba en las direcciones donde la Fiscalía General del Estado ha hecho cateos y descubrió el sistema de videograbación, ya en su poder.

 

About The Author

Related posts