14-08-2020 08:51:05 AM

Impresentables

Por Alejandro Mondragón

 

Derrotados por el morenovallismo y a punto de arrancar el proceso de transición en el 2010, los marinistas se rindieron:

 

“Somos los apestados; olemos a caca; nadie nos va a llorar cuando Rafael (Moreno Valle) nos persiga”, contaban.

 

En efecto, los marinistas fueron señalados, exhibidos y hasta el entonces secretario de Salud acabó en prisión. Llevan la etiqueta de “corruptos y preciosos”.

 

Los morenovallistas que taaaanto celebraron esa persecución y hasta usaron al marinismo en cada proceso electoral: “quieren que regresen los preciosos marinistas, voten por el PRI”, establecían en sus mensajes de campaña.

 

El problema es que tampoco se prepararon para dejar el poder. Pensaron que el grupo sería eterno, pero vino el helicopterazo. Todo acabó.

 

Ahora, los morenovallistas (carniceros de ayer, reses de hoy) enfrentan acusaciones de todo tipo. Conforme se acerque el proceso electoral se desatarán los escándalos de corrupción política en su contra.

 

Y nadie los va a llorar. Formarán parte de la lista de impresentables. Como marinistas, los morenovallistas huelen feo y llevan la etiqueta de “corruptos y culeros”.

Ambos ejemplos, en un lapso de 14 años, parece que tampoco lo miran los paladines de la 4T en Puebla.

 

Creen que tampoco el tiempo y menos el destino los alcanzará. Se comportan arrogantes, cometen pillerías y exudan incapacidad.

 

La primera tanda que pasará al cazo hirviendo se registrará después del 2021 con la renovación de alcaldías y diputaciones locales y federales.

 

Estarán en la mira de sus enemigos externos e internos. Ya tienen puesto un estigma: incapaces.

 

Falta el que vende políticamente: corruptos, pero es cuestión de tiempo, nada más.

 

Siempre existe alguien que lleva la bitácora de las chingaderas en el poder.

 

Esos de la 4T que concluyen periodo, aunque sueñen con la reelección, no se están preparando para lo que viene. Están convencidos que ooootra vez la imagen de López Obrador les garantizará el triunfo. Se equivocan.

 

Hoy, ya los conocemos.

 

About The Author

Related posts