06-08-2020 11:37:09 AM

Histórica desaparición del fuero

Por Rodolfo Rivera

La semana que terminó pasará a la historia de Puebla contemporánea por ser la fecha en que se eliminó de la Constitución Estatal el llamado “Fuero” de servidores públicos, específicamente del Gobernador, Diputados, Magistrados y Auditor Superior.

De hecho ha existido una gran confusión sobre lo que era en realidad el “Fuero Constitucional”. La figura jurídica se creó a principios del siglo XX para garantizar la libertad de expresión de los Diputados y para que no pudieran ser perseguidos o procesados por su actuación como legisladores.

El fuero NO era y nunca fue para proteger a los Diputados o representantes populares por violar la ley o cometer delitos. No era una figura que les otorgara inmunidad por sus actos, aún cuando cometieran algún delito. El problema es que en la práctica así funcionaba: No podían ser procesados judicialmente mientras ejercían sus funciones como legisladores. Había que llevar a cabo un Juicio de Desafuero y el pleno del Congreso debía retirárselos. Sin embargo, la verdad es que no se les seguía proceso penal mientras estaban en el cargo.

Y lo peor, la figura después se trasladó también para el Gobernador, desde luego los Magistrados y hasta el Auditor Superior del Estado.

Durante años varios partidos lucharon por la desaparición de la figura, que lo único que había provocado era que los Gobernadores y demás funcionaros públicos tuvieran una especie de patente de corso que les garantizaba inmunidad e impunidad en sus actos. El PAN, por cierto, siempre argumentó que debía desaparecer para evitar abusos de quien lo poseía. Pero la verdad es que nunca hicieron nada por desparecerlo. Y menos en tiempos de Rafael Moreno Valle, que usó la investidura de Gobernador para cometer todo tipo de abusos y excesos.

Pues finalmente, la semana pasada, los Diputados de la alianza que llevó a MORENA al poder, eliminaron el mentado fuero de los mencionados servidores públicos. Extraña que el PAN y el PRI se hayan abstenido de votar, ya que es un viejo reclamo de la sociedad, el terminar con la impunidad que caracteriza a los funcionarios. Desde luego también se abstuvo el Diputado José Juan Espinosa, que ahora ya es parte de la oposición a la bancada e MORENA y el único voto en contra (solo por llevar la contraria) fue del Diputado Héctor Alonso.

¿Qué vendrá ahora? Pues nada, que ya se puede entablar procesos judiciales contra algún Diputado o Magistrado que haya cometido algún delito. La nueva ley dice que podrá seguir ejerciendo su labor, pero si resulta culpable, automáticamente será destituido y asumirá el cargo su suplente.

¿La nueva ley tiene alguna dedicatoria? No necesariamente, pero cada quien sabrá que ha hecho en el pasado. Cada Diputado sabe lo que ha hecho o dejado de hacer, cada Magistrado sabe lo que hizo si es que tuvo algún cargo anterior y desvió recursos o se enriqueció ilícitamente (varios de los actuales Magistrados llegaron al cargo sin tener carrera judicial alguna y solo por ser operadores políticos y empleados obedientes de Rafael Moreno valle). Ahora, simplemente se acabó la nefasta impunidad con la que se han comportado muchos, amparados en un fuero malentendido.

Mi madre siempre me decía que “el que nada debe, nada teme”. Así que Diputados, Magistrados, Gobernador y Auditor deben estar perfectamente tranquilos si se han comportado con sobriedad y dentro de las normas legales en su vida. Pero si tienen algo que esconder y eso constituye materia de un delito, ahora responderán sin excusa y sin fuero.

¿Todos respirarán tranquilos? ¿O empezará “el crujir de dientes” de los preocupados?

Eso sí, la actual legislatura, con todo y lo criticada que ha sido y por la inexperiencia (sin mala fe) de varios de sus integrantes, pasará también a la historia como la que eliminó el fuero. Algo es algo.

Bien por la coordinación de Gabriel Biestro y muy bien por la joven Diputada Vianey García Romero. Así como son atacados los legisladores en México, también hay que decir cuando hacen cosas positivas.

Finalmente vemos en Puebla un Poder legislativo que trabaja y no como en décadas y décadas anteriores, que los Diputados eran unos simples levantadedos y empleados serviles del Gobernador en turno. Quién no recuerda los abusos de Rafael Moreno Valle y cómo modificó las leyes cuantas veces le dio la gana, con unos pobres Diputados (de todos los partidos) que temblaban nomás de verlo.

Pues ahora ni fuero tienen ya.

Enhorabuena.

About The Author

Related posts