06-07-2020 10:27:06 PM

Barbofóbicos, agotados

Por Alejandro Mondragón

 

A días de llegar a la cifra fatal de 1, 000 muertos en Puebla por el coronavirus y un acumulado ya de casi 8, 000 casos positivos, algunos actores y actrices del poder empiezan a asumir –con sus acciones- que la realidad los rebasó.

 

Cuando se les pidió sumarse a la estrategia de gobierno no quisieron, después quisieron hacerlo, pero no pudieron, ahora que pueden es demasiado tarde. Así, el galimatías.

 

En lugar de sumarse a las medidas de contingencia establecidas por Luis Miguel Barbosa, restaron para endilgarle los resultados de la crisis sanitaria que llegó a su punto de ebullición.

 

Universidades, empresarios, alcaldesas y presidentes municipales no asumieron jamás un liderazgo en el distanciamiento social. Eran críticas por la Ley Seca, el Hoy No Circula, la reconversión hospitalaria, la entrega de despensas, el uso de cubrebocas y demás.

 

Hubo egoísmo, desdén, bloqueo, grilla y hasta alentaron campañas de linchamiento en redes sociales sobre la salud de Barbosa, mandatario que -de naturaleza- trae su propio estilo complicado de gobernar.

 

Los operativos para desalentar el desconfinamiento eran en abril y mayo, no a finales de junio, ahora que nada evitará más contagios y cientos de muertos.

Inútil será el pacto comunitario que plantea el gobernador, porque si por las malas nadie hizo caso, por las buenas, menos.

 

Hay momentos en la política, por lo que el tiempo de los Barbofóbicos se agotó. Ellos aspiran a otra posición, lo que los pone vulnerables. Nada más habrá que revisar su actuar desde que registró el primer caso de coronavirus hasta la fecha para quedar exhibidos.

 

Cierto que la pandemia rebasó al mundo, pero hubo países, estados y municipios que hicieron la tarea por convicción. Se equivocaron en creer que si reventaba el sistema de salud el único culpable sería el presidente a nivel nacional; los gobernadores, en el ámbito local.

 

Ahora puede simular en medios y redes sociales sus “estrategias” cuando en su momento nada hicieron por contribuir a las acciones contra el virus.

 

Es triste escuchar que la prioridad ya no es el número de muertos en Puebla, sino empezar a reactivar la economía porque “me urge irme de vacaciones a la playa”.

 

Un ejemplo de esta miseria, sin duda, es la lideresa del PAN, Genoveva Huerta, regocijándose porque la vocera del mandatario, Verónica Vélez, salió positiva al COVID-19.

 

Lamentable.

 

About The Author

Related posts