10-07-2020 07:18:16 AM

La rapiña electoral sin coronavirus

Por Alejandro Mondragón

 

Para la clase política poblana el coronavirus ya quedó atrás. Ahora su única prioridad radica en las elecciones del 2021.

 

Su lenguaje corporal los delata. Cada acción de gobierno merece el ataque político. Opositores se suben al carro contra la Ley de la Educación en Puebla, El Hoy No Circula, el regreso a La Nueva Normalidad y hasta se inmolan por la transparencia ante la crisis.

 

Cuánta mezquindad. Es la vileza del poder.

 

Peeeeeeero tampoco los representantes de Morena en el poder ayudan. Ahí están los diputados locales y federales medrando con la tragedia. Difunden fotos, videos y presumen entrega de apoyos a las familias en crisis por la pandemia.

 

Los yerros y gazapos de ayuntamientos ante la contingencia son apabullantes, además que se muestran frívolos e indolentes para convencer a que se queden en casa.

Así que ante la mezquindad de la oposición que afila las uñas electorales habrá que sumar el desastre de Morena para enfrentar en mercados, calles, parques y hasta canchas de futbol al coronavirus.

 

En septiembre arranca formalmente el proceso electoral. El PAN está a la caza de cualquier inconformidad social, educativa o empresarial para promover amparos contra el gobierno del estado.

 

Aquí ya no se trata de salvar vidas, sino esperar muertes para culpar a los gobiernos de Morena de incapaces, asesinos y quitarles votos.

 

De ese tamaño es la tragedia poblana.

 

Los peores días se avecinan con el levantamiento gradual del confinamiento, sobre todo porque los poblanos no hicieron la tarea y los focos de infección están encendidos.

 

No se habla de rebrotes, porque aún seguimos con el pico más alto del coronavirus. Miles de contagiados y centenares de muertos han puesto a Puebla en el semáforo del habrá que esperar.

 

El problema es que el hambre de poder para comer votos es mayor que la salud.

About The Author

Related posts