28-05-2020 12:25:08 PM

Tragicomedia morenovallista

Por Alejandro Mondragón

 

Toda una tragicomedia se vive en estos tiempos de canallas en Puebla.

 

Ahora los morenovallistas acusan de morenovallistas a quienes los derrotaron en las urnas y, además, exhibieron excesos y pillerías.

 

Formaron parte de la fauna morenovallista, pero ahora se refugian en la granja barbosista. Igual que en el pasado cambiaron de dueño con el sexenio en turno.

 

Es el caso del empresario Antonio Grajales Farías, dueño de Radio Oro y ahora metido a las lides de la prensa escrita.

 

Desde ContraRéplica Puebla ha enderezado una campaña para etiquetar de morenovallistas al equipo de la alcaldesa Claudia Rivera Vivanco, en aras de quedar bien.

 

Más allá de las delaciones de quienes operaron medios para la alcaldesa, lo que llama la atención es que si hoy existe alguien que camina y grazna como morenovallista en el barbosismo es precisamente Toño.

Desde una oficina veía y escuchaba cómo el entonces gobernador Rafael Moreno Valle vejaba y sobajaba a su director de Noticias porque se le ocurrió entrevistar a Ernesto Cordero en plena disputa por la dirigencia nacional, donde Puebla jugó con Gustavo Madero.

 

¿Cómo se te ocurre entrevistarlo? ¿Quién te dio permiso? ¿No sabes que en Puebla vamos con Madero y Cordero se ha dedicado a atacar a mi gobierno que te da de comer?

 

¡A mi Iván Mercado me la pela!, le gritó mientras se sujetaba el paquete.

 

Grajales, Toño, se reía y nada más le faltó aplaudir, luego de culpar a su director de Noticias en Radio Oro de darle la entrevista sin su permiso.

 

Cuando lo mandó a llamar Moreno Valle para que viera cómo trataba a su director, le pidió que cuidara mejor su empresa. Meses después, lo castigaron con el no pago de parte del convenio, lo que lo llevó a descontarle al comunicador, de sus comisiones, el dinero no recibido.

 

Así era el nivel de control y sujeción del morenovallismo a los suyos. Por eso, nadie lo contradecía y respaldaba en su proyecto presidencial, en el que Grajales jugaba un papel activo de promoción.

 

Ahhhhhh…

 

Pero como ahora la enemiga es Rivera Vivanco, pues permite etiquetar a su equipo, algunos y algunas víctimas de la persecución y ataque sistemático del morenovallismo.

 

Están en el gobierno morenista, precisamente porque no se sometieron al morenovallismo y vieron una opción de cambio.

 

La tragedia del helicopterazo ahora tiene a la mayoría de los morenovallistas persiguiéndose entre sí, señalando a otros y otras que nada tuvieron que ver con ese régimen que los llevó a excesos y, por lo visto, hoy a cobardías.

About The Author

Related posts