28-09-2020 03:09:59 AM

El capitán Narciso hunde barco en Seguridad Pública

Por Alejandro Mondragón

 

Mucho tendrá que resolver en los próximos días el secretario de Seguridad Pública de Puebla, Idelfonso Amézaga para responder al reclamo social contra la delincuencia.

 

Para empezar tendría que revisar el actuar de su recomendado y subordinado, el marino Narciso Peña Cortés, responsable de la Policía Estatal Preventiva.

 

En lugar de conducir el mismo barco de su jefe, el vicealmirante Amézaga, el capitán anda metido más en el campo de Golf, mientras los suyos hacen sus desmadres.

 

El cuerpo más robusto de la Seguridad Pública debería ser la Policía Estatal Preventiva, pero ya no son un secreto los yerros que el capitán Peña Cortés ha cometido y todos parecen ignorar.

 

Primero uno de sus escoltas del capitán Peña Cortés, de nombre Yonni Martín fue detenido en estado ebriedad, conduciendo un vehículo particular, pero el marino sacó  sus credenciales oficiales para intentar salir bien librado del alcoholímetro.

 

No le funcionó y entonces recurrió a presumir su charola, porque era escolta del jefe de la PEP, el capitán Narciso Peña y hasta le acabaron decomisando su arma por “farol”.

Hay que recordar que otro capitán, José Aniceto Saldierna, quien además de ser conocido por sus malos tratos a los uniformados de la PEP, ocupó un vehículo oficial, sí así como lo lee, una patrulla, para mandar a traer a sus caballos a Oaxaca, donde por cierto tampoco lo querían por su prepotencia.

 

Cuando presumió que su relación personal y de padrinazgo con Narciso Peña fue dado de baja.

 

Esos dos temas debieron encender las alertas en la SSP, pero no fue así y se le permitió al capitán Narciso recomendar a uno de sus compañeros para encargarse de la seguridad en Tehuacán, uno de los municipios de mayor actividad económica en el estado. Se trata del teniente Flavio Lozano Murillo.

 

Apenas llegó y los uniformados de Tehuacán hicieron una protesta por los malos tratos que les daba el recomendado del jefe de la PEP.

 

Al principio nadie los escuchó, pero luego se acumularon las denuncias por acoso sexual y mal comportamiento del comandante Lozano y esto no fue tolerado desde lo más altos niveles y se ordenó su baja inmediata.

 

Tres pésimas recomendaciones de Narciso Peña.

 

Mientras todo ocurría, el jefe la Policía se la pasaba jugando golf y quizá por eso no se dio cuenta de que cometía ooootro error al poner escoltas a sus consentidas de su oficina particular.

 

El caso de Narciso Peña está cabrón. Otra recomendada, la directora estatal de los Ceresos, Lily Torres, hacía de las suyas en el Penal de San Miguel: primero protegiendo al comandante Freddy Carbajal Mora, señalado de abusos y corruptelas.

 

Se anunció que habría cambios en los penales, pero el comandante Carbajal seguía en su puesto hasta que los casos de corrupción fueron intolerables y el principal mando de la SSP anunció en diciembre que tuvo que ser dado de baja.

 

Un caso ejemplar de corrupción ha sido históricamente la cárcel de San Miguel y hacia dentro y fuera del penal se sabe que las malas, horribles prácticas persisten, consentidas, ahora por otra ahijada del capitán Narciso, la directora Lily Torres.

 

En el interior de la SSP son notorios los esfuerzos y dedicación con que se trabaja en algunas áreas y si bien ciertas detenciones importantes han ocurrido eso no ha sido resultado de los esfuerzos del ex titular de seguridad en Veracruz, el capitán Narciso Peña.

 

Los focos se pusieron rojos en la SSP y no tarda en estallarle la crisis al secretario por culpa de los excesos del capitán.

 

Si Amézaga no da un golpe de timón, también se hundirá en el barco. Y lo peor, no podrá echarle la culpa del fracaso de la estrategia de seguridad a las autoridades municipales de la zona metropolitana de Puebla.

 

About The Author

Related posts