07-12-2019 08:46:30 PM

Bienestar o clientelismo: el ciclo sin fin

Por Rodolfo Rivera Pacheco

 

Finalmente quedó aprobado el Presupuesto de Egresos de la Federación (el mentado “PEF”) para el año entrante. Un poco más de seis billones en total (6 millones de millones… en inglés el billón son mil millones, para los que tanto criticaban al sonso de Peña Nieto), es lo que tendrá de dinero el gobierno federal para ejercer en 2020, producto de los impuestos y derechos que se cobra a los mexicanos, los ingresos petroleros de PEMEX (cada vez más bajos) y quizás un poco de dinero prestado como estrategia financiera.  

Y como cada año, los partidos se enfrascan en una lucha encarnizada por ese dinero; por cómo gastarlo, fundamentalmente.

Y naturalmente, el partido que tiene el Gobierno y/o la mayoría en la Cámara de Diputados, busca que ese dinero le deje beneficios electorales en las entidades que gobierna, mientras que los otros protestan porque no les toca la mayor parte de la tajada presupuestal a sus Gobernadores.

Esa ha sido la historia en al menos los últimos veinte años, cuando nuestra democracia empezó a funcionar con períodos de alternancia federal en el Ejecutivo o bien de equilibrio de poderes con un Presidente emanado de un partido pero con mayoría opositora en las Cámaras (antes un partido hacía lo que se le venía en gana y jamás hubo estas discusiones).

Hoy MORENA gobierna y tiene Ejecutivo y Legislativo en su poder. Los partidos de oposición se quejan, pero siempre anhelan que les ocurra lo mismo en la siguiente elección, para poder hacer… lo que se les venga en gana en cuestiones gubernamentales y presupuestarias, tal y como  hoy lo hace MORENA y el Presidente Andrés Manuel López Obrador, quien por cierto el próximo domingo ahora sí ya cumple un año de gestión formal.

Hoy los panistas (los priístas un poco menos porque son una minoría insulsa en ambas Cámaras) se indignan y hasta ni fueron a la sesión en que se aprobó el PEF 2020 en una sede alterna, porque dicen que está diseñado para favorecer el clientelismo electoral a favor del partido del Presidente.

Igualito que hacían los del viejo MORENA, o sea el PRD, que tomaban la tribuna, gritaban, golpeaban y hacían todo un numerito cuando el PAN y sus aliados priístas aprobaban los presupuestos, favorables a sus Gobernadores y sus propias clientelas electorales.

Vaya, los panistas se enojan mucho de lo que pasa hoy… cuando ellos hacían cosas similares cuando tenían la Presidencia de la República. Criticaron décadas al PRI que gastaba mucho en programas de apoyo social con un “claro fin electorero”… y ellos afinaron también muy bien las estructuras clientelares con el programa Prospera durante 12 años y con un montón de programas federales (Fonaes, Fonden, Fondos de Seguridad Pública, Fondos forestales, para el campo y un largo etcétera). No finjan demencia.

Del PRI mejor ni hablar. Durante 70 años afinó un eficaz sistema de dádivas y apoyos a través de los programas federales y Secretarías cuyo único fin era afianzar proselitismo electoral. Recordemos la maestría con la que Carlos Salinas de Gortari creó el Programa Nacional de Solidaridad y después hasta Secretaría de Solidaridad, de la que emergió su candidato Presidencial Luis Donaldo Colosio, que moriría asesinado por los propios grupos de poder que no querían que el salinismo siguiera gobernando (vaya, Salinas hasta Partido pensaba crear con el nombre de Solidaridad y sustituir al viejo PRI para seguir ostentando el poder).

Y muchos de los grandes críticos, tenaces luchadores contra el oportunismo electoral operado con programas sociales eran… los que ahora son Diputados de MORENA (el mismo AMLO siendo líder del PRD criticaba con dureza que el PRI y el PAN manejaran los programas sociales para “compra de votos”, textual, ahí están los videos).

Solo que una cosa es ser oposición… y otra muy distinta ser Gobierno. Los panistas saben perfectamente de qué hablamos, y últimamente los priístas también. Aunque como partido el tricolor mejor ha buscado aliarse con quien está en el poder para seguir obteniendo espacios y ciertos privilegios para sus líderes (durante el morenovallismo siguieron con maestría esta última estrategia, en Puebla por supuesto).

Y pues esto es lo que ahora ocurre con MORENA, siendo serios. Como oposición gritaban con furia que el presupuesto no fuera usado con fines electorales. Ahora aprueban que la Secretaría de Bienestar tenga decenas y decenas de miles de millones para operar todos los programas de ayuda a los grupos más vulnerables de la sociedad (solo la pensión para adultos mayores recibirá 129 mil mdp y el programa “Sembrando Vida” de apoyo y capacitación a campesinos, 28 mil mdp y en Puebla la Secretaría de Bienestar tendrá un presupuesto de más de 10 mil mdp, cuando en 2019 solo tuvo 600 mdp).

Ahora estos Diputados y Senadores de MORENA se molestan que los opositores les digan que ese presupuesto social es con fines electorales. Dicen que es falso. Que antes se robaban todo y muy poco llegaba a la gente necesitada, que ahora será distinto, que no es con fines electorales, que son críticas “fifís”.

Y efectivamente, antes mucho del dinero de los programas sociales NO llegaba a los que lo necesitaban, se lo quedaban los burócratas de alto, medio y bajo nivel, que hacían fabulosas transas con esos recursos y la gente seguía y sigue jodida. Pregúntenle a Rosario Robles, a Emilio Zebadúa o a… Juan Carlos Lastiri.

Los de MORENA juran que ahora es otra cosa, que no defraudarán al pueblo y que los recursos sí llegarán a los que más lo necesiten. Y démosles el beneficio de la duda. Quizás así ocurra. Pero de que esos necesitados les van a quedar agradecidos para la próxima elección… también es cierto. Entonces sí hay fines electorales.

¿Qué hacer? ¿Entonces mejor ya no se les debe dar nada a los pobres, viejitos, desempleados, campesinos y discapacitados, porque se vuelven agradecidos clientes electorales ahora fieles a MORENA, o al partido que gobierne?

Dar o no dar, he ahí el dilema.

Por supuesto, López Obrador NO quiere perder las próximas elecciones y con ello la cómoda mayoría que hoy tiene su partido en la Cámara de Diputados y un poco menos pero mayoría, en la Cámara de Senadores. Sabe que si pierde esa mayoría será el infierno para su gobierno. No le aprobarán absolutamente nada que proponga y capaz que hasta le entablan un Juicio Político por haberle infligido un quebranto financiero a la Hacienda nacional al suspender el Aeropuerto de Texcoco y tirar a la basura más de 200,000 millones de pesos.

¿Ustedes creen que AMLO quiere perder esa mayoría y no usará los recursos de apoyo social para que la gente siga votando por MORENA?

Solo que esté loco.

Y panistas y priístas (poco menos) seguirán protestando con rabia e impotencia ese lucro electoral… hasta que vuelvan a tener el poder y vuelvan a hacer EXACTAMENTE lo mismo.

El pinche ciclo sin fin.

 

About The Author

Related posts