20-01-2021 03:57:59 PM

San Juan Epatlán, México. París, Francia I

Por César Musalem Jop

 

1.- Hace 2 milenios y lustros más, en la isleta del Río Sena, llamada San Luis fue fundada la ahora capital francesa.

2.- Hace más de dos mil años y cachos más, en la región de San Juan Epatlán, en Nuestra Casa:  Puebla,  había asentamientos humanos en un clima más benigno que el resto de la Mixteca poblana, por la cercanía de una pequeña laguna, -aún viva-, adosada a cerros más altos que dominaban los planíos.

2.1.- Los vecinos creaban bajo el más alto concepto de su época piezas de alfarería con barros, gredas y caolines locales e importados en ocasiones del Xalisco ahora Jalisco.    Sus formas, y diseños cromáticos eran creaciones traídas del sureste mexicano.

2.2.- En los enterramientos regionales epatlecos, en sus momoxtles, el arte Olmeca presente está.

2.3.- Izucareños, copiando a los saqueadores de tumbas egipcios, o a Schlieman en la capital de Ilión, convirtiéronse en los años setentas y ochentas del pasado en proveedores permanentes de joyas de alfarería, roca, o de piedras semi preciosas.

2.4.- En breve tiempo en sitios discretos que no ocultos, se charlaba de las obras olmecas, colimotas, cholultecas con la “fine Orange”, zapotecas, mixtecas y hasta mayas.  Por cierto, eran de las más difíciles de operar.   Todas eran destinadas a compradores expertos del D.F., Guadalajara, Canadá, Alemania, Francia y E.U., sin temor alguno a los supra corruptos policías judiciales federales, que venían desde el D.F. por encargos específicos, allanando casas, o reteniendo bajo amenazas a diversos creadores, encarcelando excepcionalmente a persona alguna, que debidamente amparado obtenía su libertad.

2.5.- Un día, “el licenciado”,  hombre super dotado para operar piezas olmecas (hechizas naturalmente por él), encontró un ardite para parar a los  judiciales del D.F., colocando una corcholata en la pierna izquierda del “gateador”;  “del luchador”;  “del escribiente”;  auténticas joyas de arte que adornaban cualquier buena colección.   Vendidas a costos equivalentes a meses de soldada, hubo  consecuencias nefastas para los engañadores engañados.   Jamás volvieron a la región.

NUESTRA CASA.-   Paso a paso la poblana sociedad vá madurando normalmente en todos los órdenes.

 

 

About The Author

Related posts