Opositores, sin dientes ni huevos

Por Alejandro Mondragón

 

Reducidos a su mínima expresión en la vida real, pero agazapados en granjas de bots y troles de las redes sociales, los opositores a la Cuarta Transformación están “derrotados moralmente” en Puebla.

 

Bien lo definió en su informe de gobierno, Andrés Manuel López Obrador. Ni atan, menos desatan.

 

La primera fuerza política del estado, el Partido Acción Nacional no le alcanza para defender el legado morenovallista. La información precisa, los datos duros, jamás se los entregaron los morenovallistas a los dirigentes del blanquiazul.

 

Unos se fueron con ella, otros –los más- se la dieron al nuevo poder para blindarse o negociar el pellejo.

 

Los morenovallistas acabaron igual que los marinistas. Exiliados y perseguidos.

 

El PRI sólo da ternura. Sin posiciones de poder, alejados de las delegaciones federales, han terminado, los menos, en posiciones del nuevo gobierno en un segundo nivel, los más en la añoranza de tiempos idos, en espera del desgaste de Morena y el fracaso de la 4T, pero hasta ahí.

La izquierda con el PRD para puras vergüenzas. La chiquillada morenovallista también iba en el helicóptero.

 

Otros actores que fueron factor de convalidación del modelo de negocio: iniciativa privada, universidades, organizaciones no gubernamentales, asociaciones civiles ni asoman la cabeza.

 

Los medios andan en la cargada.

 

Lo cierto es que si los poblanos quieren un buen gobierno, necesitan una mejor sociedad, la que surge de contrapesos reales.

 

Otro sexenio que habrá que dejar pasar en términos de oposición.

 

About The Author

Related posts