La importancia del método

Por Alejandro Mondragón

 

El más aplaudido por la audiencia morenista en Puebla, durante la toma de posesión del gobernador Luis Miguel Barbosa, fue el diputado federal, Mario Delgado.

 

También su jefe político se llevó la porra: el canciller Marcelo Ebrard, “mi invitado especial” le dijo el góber.

 

Y todo ante la mirada y oídos de la lideresa de Morena, Yeidckol Polevnsky, quien ya había anunciado el interés de reelegirse. Esta mujer metió todo su capital por Barbosa para que repitiera en la nominación.

 

El método fue una encuesta.

 

¿Por qué en la tierra barbosista Yeidckol quedaba relegada en el aplausómetro político morenista?

 

¿Ya cambió Barbosa a su amiga Polevnsky por su amigo Delgado?

En la propuesta de Andrés Manuel López Obrador de someter a una encuesta, al estilo Morena, al próximo líder del partido, se halla la respuesta.

 

Barbosa ya sabía o intuía lo que quería en realidad López Obrador para evitar la pérdida de control de su Morena ante: “al carajo, los ambiciosos”.

 

Supo leer al Peje, quien después de dejar correr a todos, ahora perfila a Delgado en la dirigencia nacional del partido. El tiempo de desgaste de Yeidckol se agotó y lo entendió su amigo Barbosa.

 

Y oootra vez, los Rivera y Abdala que se apostaron por Bertha Luján, perderán. El póker se juega con la razón, no la pasión.

 

Con Delgado en la dirigencia nacional se abre el juego de la sucesión presidencial. Ebrard se pone de puntero. En Puebla, ¿quién es el más cercano a Mario?

 

Ahí está la respuesta para el 2024. La importancia del método en la política.

About The Author

Related posts