Panistas, los enemigos del PAN

Por Alejandro Mondragón

 

 

Ooootra vez Puebla figura en el escándalo nacional. Ahora atada a la inconstitucional ampliación de mandato de 2 a 5 años para el góber de Morena en Baja California.

 

El PAN lanzó un boomerang en el afán de zafarse del escarnio político, pues su líder nacional, Marko Cortés, asegura que desde la Secretaría de Gobernación se le planteó un trueque entre la ampliación del mandato en Baja California por la gubernatura interina de Puebla.

 

El problema es que el PAN enfrenta una crisis interna de lealtad de sus representantes, pues en ambas entidades fueron los panistas quienes votaron a favor del interinato para un priista y ampliarle el periodo a Jaime Bonilla.

En las dos entidades no alcanzaba la votación de Morena para salirse con la suya, lo que evidencia entonces que el enemigo del PAN está dentro del propio partido.

 

Sobre el caso de Puebla, basta señalar que los panistas se olvidaron de la propuesta nacional y además respaldaron la llegada de Guillermo Pacheco Pulido.

 

¿Con qué cara reclama ahora Marko Cortés imposiciones o acciones contrarias a la Ley de parte de Morena cuando desde el PAN se validó todo?

 

El blanquiazul dejó de espantar hasta a los propios panistas, toda vez que varios legisladores azules renunciaron al partido, luego de salirse con la suya.

 

Las crisis de Baja California y Puebla exhiben el desastre de liderazgo de Marko Cortés, pues si es incapaz de controlar políticamente a los suyos, menos podrá afuera.

 

En Puebla, todas las iniciativas que impulsa el gobernador electo, Luis Miguel Barbosa, gozan del respaldo en votos de los panistas en el Congreso del Estado, aunque las dirigencias locales y nacionales se opongan.

 

Toda una vergüenza panista.

 

Y todavía no tocan fondo.

 

About The Author

Related posts