PAN, primera fuerza electoral en Puebla

Por Alejandro Mondragón

 

Con el triunfo de Luis Miguel Barbosa, en la extraordinaria a la gubernatura, se cierra el modelo de 6 de 6 que no se logró en el pasado proceso a la gubernatura, tras ganar Martha Érika Alonso.

 

Ahora, Morena y aliados controlan la presidencia, gubernatura, senadurías, diputaciones federales, Congreso local y la mayoría de los Ayuntamientos.

 

Puede parecer que no existe cabida a los contrapesos frente a un poder avasallante, pero no.

 

En los datos finos de los comicios, se apuntan descalabros en Puebla capital y municipios aledaños, los cuales componen la zona metropolitana.

 

Ahí existe el voto de rechazo hacia Morena, en buena parte por la caída de la imagen de Andrés Manuel López Obrador, los malos gobiernos municipales y el sufragio duro del PAN, cobijado en las clases medias.

Mucho tendrán que explicar autoridades, como la alcaldesa Claudia Rivera, quien seguirá como pasivo para la próxima elección intermedia del 2021, con la renovación de legisladores federales, diputados locales y ediles.

 

Más allá de la revisión interna que realice Barbosa con Morena sobre lo que tendrán que hacer para revertir el desastre municipal en la zona metropolitana, está claro que ahora habrá que ubicar aquella figura que pueda capitalizar ese voto de rechazo.

 

¿Quién será el personaje que asuma el liderazgo opositor en Puebla?

 

No se puede abdicar al derecho de ser oposición, como lo hizo el PRI en el 2011.

 

¿Será Cárdenas? ¿Eduardo Rivera? ¿Antonio Gali?

 

Existe una oportunidad invaluable para competir en las intermedias del 2021 ante la debacle de Morena en Puebla capital y zonas aledañas.

 

¿Evitarán la tentación de la cooptación?

 

Lo cierto es que no se perdió todo para la oposición, aunque la diferencia de Barbosa sobre Cárdenas en todo el estado fue de dos dígitos.

 

La zona de influencia del PAN está marcada, el camino trazado, sólo se necesita de una figura que asuma el liderazgo sin mesianismo y exclusiones.

 

Cárdenas debe tener muy en claro que fue el voto duro panista, no el candidato ciudadano, quien logró detener la ola morenista en la capital y anexas.

 

 

About The Author

Related posts