Crónica de una elección casi… resuelta

Por Rodolfo Rivera Pacheco

 

A tres semanas ya de campaña electoral por la Gubernatura de Puebla, bien podemos resumirla en una frase: Los candidatos del PAN (y aliados) y del PRI no levantan… y al parecer no levantarán.

Todas las mediciones demoscópicas serias, incluidas desde luego las que tengo la vista del BEAP, coinciden en que el candidato de MORENA (y aliados) Luis Miguel Barbosa mantiene una muy cómoda ventaja de al menos treinta puntos porcentuales (creo honestamente que es más la ventaja pero me quedo en esa conservadora cifra) sobre Enrique Cárdenas y Alberto Jiménez Merino.

Son mediciones serias, en campo, cara a cara. No vaciladas telefónicas o “en internet” y redes sociales, que NO son válidas estadísticamente y siempre tienen un notorio sesgo por múltiples razones que ya me he cansado de explicar.

Desde luego entiendo a los candidatos que van en desventaja, que quieran difundir que “ya están cerca” o que en pocos días “alcanzarán” a Barbosa. Vaya, ni modo que digan lo contrario, pero saben perfectamente que las encuestas serias no los favorecen y sus argumentaciones son más propaganda que realidad.

Veamos rápidamente lo cierto en las campañas de los tres candidatos a Gobernador.

 

CÁRDENAS, EL “NO POLÍTICO” QUE QUIERE SERLO.

En el PAN, su candidato Enrique Cárdenas no termina de entusiasmar ni a sus propios partidarios, quienes ansían verle cualidades y un carisma que no tiene. No es lo mismo ser académico exitoso, analista económico certero… que candidato. Lo hemos dicho mil veces y así se ha confirmado con distintos personajes en los últimos años.

Cárdenas insiste en aparecer como un “no político” y lo difunde en todo momento; pero eso mismo provoca que la gente no lo siga y que sus convocatorias no sean atendidas más que por algunas decenas de personas.

Seamos serios: Cárdenas no está entusiasmando a los simpatizantes del PAN (los del PRD o MC francamente ya ni existen), quienes se caracterizan por salir a votar cuando un candidato los emociona o le ven cualidades extraordinarias. Son votantes muy pensantes y cuando alguien no les despierta interés, simplemente no salen a votar. No es que voten por otro candidato, solo no salen a votar.

Por otro lado, los propios líderes panistas saben que “su” candidato no levanta y sus apoyos son más por caridad que por convencimiento. A veces medio salen a dizque acompañarlo, pero todos los panistas “históricos” solo están esperando que pase todo esto para volver a apoderarse del partido que les había arrebatado el difunto y desde ahí recomenzar todo. Sí, el PAN resurgirá, pero no por el momento.

Cárdenas tiene hoy un optimista 15 % de la intención de voto de los poblanos. Quizás crezca si hace algo extraordinario en el mes que queda. Pero honestamente creo que si en estas tres semanas no lo pudo hacer, no lo logrará con un debate o algo parecido.

Por cierto, entendámoslo de una vez por todas, los debates suelen confirmar la intención de voto para cada participante. Los simpatizantes SIEMPRE ven que su candidato “fue el mejor” y prácticamente nadie “cambia” su voto por ver un debate. Y con los formatos soporíferos a los que estamos acostumbrados, menos.

 

 

JIMÉNEZ MERINO Y SU PESADA LOSA TRICOLOR.

Del candidato del PRI, Alberto Jiménez Merino hay muy poco qué decir. Su partido es hoy una marca absolutamente desprestigiada y muy pocos dicen que votarán por él en las mediciones serias.

Pero si a eso le sumamos que Merino tampoco es un candidato que entusiasme –la verdad-, aún siendo un buen funcionario y también un académico destacado, pues ya tenemos el resultado del cocktel: Hoy tiene menos de 10 puntos porcentuales de preferencia real. NO tengo idea de dónde sacan que “ya está a 10 puntos de Barbosa”; quizás les haga falta multiplicar esa cifra por 4.

Tampoco un debate sacará a Merino del lejano tercer lugar. La verdad no es un personaje que destaque por sus habilidades retóricas o polemistas. Y si lo fuerzan a hacerlo para “subir en las encuestas”, lo único que lograrán es que la gente lo vea falso y exagerado. Pero yo no soy su “consultor” ¿verdad?

Y aún con todo, tampoco creo que sea la muerte definitiva del PRI. Muchos de sus líderes por ahí andan, algunos de plano ya en MORENA o con el casi seguro próximo Gobernador, pero en espera de mejores tiempos.

La historia del PRI es cíclica y cuando todos creemos que ya murió, resurge con algún nuevo liderazgo carismático que… entusiasme a la gente. Desde luego eso no será ahora. Quién sabe en unos años.

 

MIGUEL BARBOSA: A ADMINISTRAR SU VENTAJA.

Finalmente, Miguel Barbosa Huerta sigue punteando todas las encuestas. Es el único candidato que sí está haciendo campaña tradicional. Y eso hace que la gente nos responda en las mediciones que votará por él.

Desde luego la marca que lo respalda es la mejor en estos momentos. MORENA/López Obrador es un binomio que aún está demasiado fuerte en la preferencia de la mayoría de los mexicanos y poblanos. Y eso hace naturalmente que la gente prefiera a Barbosa. “Para que el cambio sea completo”, “para que funcione lo que propone el Presidente López Obrador”, “para que se acabe la corrupción”… son algunas de las cosas que los poblanos argumentan para votar por MORENA/Barbosa.

Y la pugna por la candidatura, escenificada por Alejandro Armenta tampoco le ha restado puntos ni simpatías a Barbosa. Sí, hay partidarios de Armenta, pero no representan tendencia numérica en las encuestas. A la mayoría de ellos solo les resta su enojo y mucho rencor por no haber logrado lo que querían. Ahora resulta que todo está mal en MORENA, pero no se dan cuenta que solo son peones de un tablero en el que lo que realmente se está jugando es la sucesión presidencial, protagonizada eso sí, por Ricardo Monreal.

Creo que vendrá tarde o temprano un cisma MORENO en el que el único que siempre saldrá victorioso es el dueño de la marca. Monreal y sus huestes están quemando sus naves y muy probablemente serán desconocidos por el lopezobradorismo radical pero absolutamente obediente a lo que dice y dicta el Presidente. Pensar lo contrario es no saber ver la realidad.

Andrés Manuel López Obrador es el fundador y dueño del partido. Suena feo pero esa es la única verdad. Construyó durante 15 años su propio partido y hoy no va a permitir que llegue alguien a querer manejarlo de una forma distinta a lo que él piensa o quiere.

Y al que no le guste, que se vaya, funde su propio partido y haga trabajo 15 años para posicionarse. Eso no lo digo yo. Lo dijo ya saben quién (en serio).

Pero volviendo a la candidatura de Barbosa, sigue a la cabeza en las preferencias, reitero, y al parecer solo le resta administrar su ventaja de una manera inteligente.

Y sus supuestos problemas de salud no le han mermado simpatías. Es más, han sido inteligentemente aprovechados por sus asesores, quienes destacan que es un hombre que lucha contra sus propias adversidades, siempre acompañado de su mujer. Los tontos ataques de algunos (as) contra su estado físico, no han hecho sino relanzarlo en simpatías y apoyos. ¿En serio son tan tontitos (as) para no darse cuenta? Efectivamente.

Hoy Miguel Barbosa cuenta con más de 40% de las preferencias. Conservadoramente. Porque en nuestras mediciones BEAP a veces ya nos ha llegado a más de 50% de intención de voto. Reitero: La gente está convencida de que es la mejor opción. ¿Su salud? A la gente le vale. ¿Su estado físico? A la gente no le importa. ¿No es guapo? A la gente le tiene sin cuidado. ¿Su pasado? A la gente no le interesa.

Simplemente llena todos sus mítines y ya no hay espacio para personajes y líderes de otros partidos que quieren sumársele cada día que pasa, destacando los morenovallistas huérfanos. De tontos no tienen un pelo, los pequeños.

Lo anterior no quiere decir que esas preferencias tan favorables a MORENA sean eternas en Puebla. Ya vienen las elecciones intermedias para Alcaldías y Diputaciones locales y federales. Ahí veremos la realidad. Si la gente está contenta con Barbosa Gobernador y con López Obrador Presidente… votarán sin problema por sus candidatos morenos en 2021.

Y no importará mucho –créanmelo- la gestión no tan afortunada de no pocos Presidentes Municipales en todo el Estado. Ya me pasó en Veracruz, aún cuando los Alcaldes de MORENA (electos en 2017) no estaban llevando una muy buena gestión… el partido de López Obrador arrasó en las elecciones de 2018.

¿Por qué nunca queremos ver la historia reciente en nuestro país?

¡Felices Pascuas!

 

About The Author

Related posts