Armenta descalifica a Morena para realizar encuesta en Puebla

Por Valentín Varillas

 

Alejandro Armenta, precandidato de Morena al gobierno del estado, presentó el pasado 28 de febrero un oficio ante el Instituto Nacional Electoral (INE), mediante el cual pretende que el partido no lleve a cabo la encuesta con la que se elegirá al candidato a la gubernatura de Puebla.

El documento va dirigido a Edmundo Jacobo Molina, Secretario Ejecutivo del órgano electoral.

En él, pide que el ejercicio demoscópico sea realizado por “una casa encuestadora con certificación ante el INE y que Morena se abstenga de conocer sobre la elaboración y publicación de la misma, de igual forma, que la encuesta y sus parámetros sean inscritos ante el INE, con la finalidad de verificar fehacientemente sus resultados”.

Además, solicita que “se agreguen dentro de la encuesta los parámetros de competitividad, así como los puntos negativos que tienen los aspirantes, tomando como referencia los procesos internos para gobernadora de la Ciudad de México”.

 

 

Alejandro Armenta no quiere, por ningún motivo, que la encuesta que se va a llevar a cabo en Puebla para definir al candidato de Morena a la gubernatura del estado, la realice el propio partido.

No importa que se trate de un procedimiento idéntico al que se operó para elegir a Barbosa en la coyuntura del 1 de julio pasado, y del cual, el hoy quejoso ni siquiera chistó.

Claro, eran otros tiempos.

Los tiempos de enfrentar al morenovallismo en lo más alto del poder, de ponerle cara a una elección de estado en donde jugaban en contra de Morena instancias electorales, instituciones públicas, organismos empresariales y sindicales y por supuesto, la enorme mayoría de los medios poblanos de comunicación.

Ante este escenario, Armenta jamás cuestionó la legalidad y transparencia de aquel proceso interno y mucho menos se atrevió a poner en duda la legitimidad del candidato.

Hoy, con un escenario diametralmente distinto, con un rival prácticamente en la lona, se pretende empañar este nuevo proceso, con argumentos que en realidad esconden un monumental oportunismo.

A pesar de lo entusiasta de su discurso, es evidente que estas medidas desesperadas apuntan a que algo no anda nada bien en el búnker de Armenta.

Hay nervios, muchos nervios.

Y es que, por más maromas que se ensayen, los números que ellos mismos tienen distan de ser optimistas para el proyecto de gobernar, en el corto plazo, el estado.

Sí, las mismas casas encuestadoras registradas ante el INE, como el propio Buró de Estrategias y Análisis del Poder, ya publicaron encuestas que reflejan fielmente el posicionamiento y la intención de voto al interior de Morena y ¿qué cree?, en ninguna de ellas gana Armenta.

El 18 de febrero pasado, ante cuestionamientos de medios nacionales de información, la presidenta del CEN de Morena, Yeidckol Polevnsky ratificó que será el partido el que lleve a cabo la encuesta para la elección del candidato en Puebla y que ni siquiera estaban considerando la posibilidad de dejar este ejercicio en manos de una encuestadora externa.

About The Author

Related posts