Fraude fiscal en la BUAP, comete despacho de Esparza

Por Alejandro Mondragón

 

Se lo señalo como va:

 

El rector de la BUAP, Alfonso Esparza, opera desde la sede de su despacho ESPOR una empresa de outsourcing para defraudar al SAT con el pago de impuestos de académicos, administrativos y trabajadores de la máxima casa de estudios de Puebla.

 

Ahora se lo explico con lujo de detalles:

 

Tanto en el directorio de despachos externos de la Auditoría Superior del Estado de Puebla, así como en la propia hoja membretada de la firma “ESPOR Servicios Profesionales, S.C.”, propiedad de Alfonso Esparza, se señala como domicilio el ubicado en la 1ª Calle de Manuel Rivadeneira, Núm. 2132, Interior 1, Col. Bella Vista, de la ciudad de Puebla.

 

Se trata de una edificación relativamente nueva, fachada blanca y estilizada, de tres niveles, en cuya planta baja está ocupada por el mencionado despacho.

 

El predio se encontraba a nombre del cuñado del Rector (Israel Vergara García), pero se sabe que ya falleció.

 

En la Plataforma Nacional de Transparencia, la BUAP reportó su padrón de proveedores, entre los que se encuentra la empresa “Consultores Contables y Dictaminadores Corporativos de Servicios de Outsourcing, S.C.” (CCDC).

 

 

Pues resulta que dicho despacho comparte el inmueble con el del Tío Poncho, pero además todo indica que ésta es una empresa FAKE ¡que le factura a la BUAP!

 

CCDC se registró ante la BUAP con las actividades de contabilidad y administración de servicios profesionales; sin embargo, en los pasillos de la Tesorería General de la BUAP se pudieron saber tres cosas de esta empresa:

 

Primero: El despacho es administrado por Gerardo Soriano Ortega, director de Recursos Alternos, y en el que también interviene Pedro Morales Arista y Roberto Huerta Díaz, todos ellos adscritos a la Tesorería General de la BUAP, y son personas de la mayor confianza del Rector y del Tesorero, quien los ha calificado como un grupo de “mentes brillantes”.

 

Segundo: Por medio de jugosos contratos millonarios, avalados por la abogada general, Rosa Isela Ávalos, durante años la BUAP ha simulado la contratación de la empresa CCDC para la elaboración, cálculo y timbrado fiscal de las nóminas de la máxima casa de estudios. Estas actividades eran realizadas por el mencionado personal de la Tesorería General.

 

Tercero. Que el trabajo de CCDC es una verdadera porquería, ya que al Tío Poncho sólo le importa chingarse el recurso de la BUAP, a través del uso de empresas fake como ésta, sin darse cuenta que sus “mentes brillantes” han metido a la universidad en una bronca fiscal ante el SAT, al grado que que no le van a alcanzar los 200 millones de pesos del préstamo para solucionarlo.

 

Durante años, CCDC ha calculado erróneamente las retenciones de impuestos a los trabajadores universitarios, y con esto, el Tío Poncho engaña a los trabajadores haciéndoles creer que ganan más, y tima al SAT, al retener y pagar mucho menos impuestos del personal.

 

Éste es el motivo real por el que en el mes de abril de cada año, al momento de presentar su declaración anual cientos de universitarios, jubilados o en activo, se llevan la sorpresa que tienen decenas de miles de impuestos por pagar, por lo que la BUAP -aunque sabe de su responsabilidad solidaria- provoca la evasión fiscal de sus trabajadores, y sí, comete un delito federal.

 

Pero eso no es todo, ya que CCDC no ha timbrado las nóminas universitarias, situación que ha sido detectada por el Servicio de Administración Tributaria (SAT), dependencia que ya se encuentra integrando los expedientes correspondientes.

 

Los actuales administradores locales no han sucumbido ante las dádivas, obsequios y ofrecimientos realizados por Isabel Martínez Hermoso, La Voz del Rector en la BUAP.

 

Martínez Hermoso antes de ser la operadora de Esparza, trabajaba en el SAT.

 

Tal parece que las “mentes brillantes”, no lo son tanto, y que en un simple trámite ocasionaron que la BUAP caiga en manos del fisco, lo que dejará al descubierto el cochinero del Tío Poncho que engendró desde su paso por la tesorería de la universidad.

 

Es la BUAP que se oculta a los poblanos y ahora tiene a Esparza metido en purificarse ante Morena y alejándose del morenovallismo que lo encumbró.

 

About The Author

Related posts