Moches y opacidad, oscurecen alumbrado

Por Alejandro Mondragón

 

Un grupo de regidores de Morena acudió en la víspera del inicio del gobierno de la ciudad, con directivos de la empresa de alumbrado Citelum.

 

El propósito era muy claro: negociar moches a cambio de avalar un nuevo contrato a la firma de origen francés.

 

Dos días después del arranque del trienio de Claudia Rivera, concluiría el convenio suscrito con la anterior gestión.

 

Los regidores morenista se querían adelantar para obtener un moche a cambio de revalidar la concesión.

 

A los oídos de la alcaldesa de Puebla llegó la información y entonces solicitó una cita con los directores de la firma gala.

Su contrapropuesta fue contundente: si la empresa denunciaba legalmente a los regidores que le pidieron dinero, ella les ampliaría el contrato.

 

Les dio como plazo el día de la conclusión de la concesión, 17 de octubre del 2018. Está claro que Citelum se negó a denunciar legalmente y pagó las concesecuencias.

 

Se quedó sin el servicio, pero no en definitiva porque podrá participar ooootra vez en la licitación, a partir de enero del 2019.

 

El alumbrado quedó en manos del Ayuntamiento, con los problemas de atención y una ciudad cada vez más oscura.

 

Uno de los argumentos de Rivera Vivanco es que quería transparencia, nada en la opacidad, cero moches.

 

Hace unos días, empero, la alcaldesa anunció que una empresa de Jalisco se encargaría de dar el servicio de alumbrado hasta el último día de diciembre, en lo que se prepara la nueva licitación.

 

Sin duda, la administración fue incapaz de atender la demanda, pero también es cierto que dicho acuerdo se registró en la absoluta opacidad.

 

La compañía es Milenium con sede en Guadalajara, la cual ofreció ahorros de hasta 100 mil pesos diarios.

 

About The Author

Related posts