14-11-2019 10:59:36 AM

Bartlett y su “delfín” Armenta

Por Alejandro Mondragón

Alejandro Armenta Mier engaña a priistas con su versión de idoneidad ideológica con Andrés Manuel López Obrador, tras la firma del pacto de nación impulsado por el líder nacional de Morena para el 2018.

Y es que en cada oportunidad que tuvo frente al político tabasqueño, Armenta siempre quiso intercambiar su firma en el documento pejista por la candidatura de Morena a la gubernatura de Puebla.

Ya si los priistas se la compran será por ingenuos, por no decir pendejos, pero lo cierto es que Armenta Mier, último líder estatal del PRI con Mario Marín y ex coordinador de la campaña perdedora de Blanca Alcalá en el 2016, recibió un rotundo NO de López Obrador.

17alpor

Después de la derrota priista en Puebla, Armenta tuvo como interlocutor al senador del PT y ex gobernador de Puebla, Manuel Bartlett Díaz.

Bartlett sumó a su causa a Alejandro Armenta ante la dificultad que representa para su proyecto Rodrigo Abdala. López Obrador y todos los poblanos creen que el sobrino de Don Manuel está muy verde.

“Le fajta ejperienjia”, dice Andrés Manuel sobre Abdala.

Bartlett prefiere sumar a uno suyo que recurrir a otro personaje de la larga lista de impresentables. Alentó a Armenta como opción para gobernador.

Cuando planteó el diputado federal priista formalmente cambiar su firma por la candidatura, le dijeron que no. Dejaron pasar algunas ciudades, luego de que tocó turno a Puebla.

Si quieres firmar el acuerdo sin compromiso, va, pero la candidatura al gobierno poblano es un tema que no se ha resuelto y tampoco se dará a cualquier ex priista resentido.

El punto clave es que Bartlett ya dejó a un lado al sobrino y su carta es Armenta, quien primero debería explicar a la izquierda de Morena las razones por las cuales votó a favor del desgraciado gasolinazo.

Sufragó a favor del PRI de Peña Nieto cuando ya estaba en pláticas para sumarse a López Obrador y quería la candidatura. Que no joda.

Manuel Bartlett está claro que quiere mantener un pie en Puebla. Ser el contrapeso al cacicazgo morenovallista, aunque vale decir que en Morena se le observa como un dinosaurio muy huevón.

Se le había encargado en Puebla el armado de la estructura. En los hechos, fue incapaz de hacerlo, por eso se inclina por un perfil de operador como Armenta. Para que le haga la tarea.

“MI AHIJADO”: MARIN

El entonces gobernador Mario Marín se reunía con un grupo de periodistas en el anexo de Casa Puebla.

Arrancaba el 2010.

La plática que serviría para dar a conocer la nueva estrategia de seguridad con la Federación en Puebla, acabó en el destape de Javier López Zavala.

Y a pregunta expresa, Marín dejó en claro que con Zavala iniciaba una nueva dinastía política que llevaría después a Alejandro Armenta como su candidato a la gubernatura. “Es la generación de políticos que necesita Puebla”, dijo.

En una de ésas se le hace a Marín en 2018.

Armenta cruzó la línea, después de formar parte de la burbuja del infumable Juan Carlos Lastiri y traer la venia de Gobernación con Osorio Chong.

okmondras

About The Author

Related posts