22-09-2021 03:48:32 AM

PRI, a ganar en tribunales

Por: Valentín Varillas

Los primeros números recibidos en la oficina principal del CEN priista, que reflejan el posicionamiento de sus candidatos en los estados que renovarán gubernaturas este año, obligó a los jerarcas del tricolor a rediseñar la estrategia electoral y orientarla hacia lo jurídico.

El partido siente que pueden ser lo suficientemente competitivos como para poder mandar a tribunales la resolución de algunos procesos en donde la mayoría de votos no los favorezca, pero que la diferencia no sea mayor a los cinco puntos porcentuales.

Según estos sondeos y aunque de plano no lo parezca, Puebla está considerado dentro de este presupuesto.

Lo anterior tendrá como consecuencia el que el partido en el estado, sus asesores y operadores redoblen esfuerzos en aras de documentar cualquier acción, declaración o hecho “sospechoso” proveniente del candidato del PAN, el gobierno del estado o gobiernos municipales cuyos titulares respondan a los intereses del morenovallismo.

Además del registro escrupuloso de supuestas irregularidades, la estrategia contempla también el hacerlas públicas para dejar registro mediático de las mismas y reforzar la teoría de que son víctimas de una elección de estado.

Blanca Alcalá rodeada de seguidores

El problema para ellos, en el caso poblano, es que la autoridad electoral local ha demostrado, por lo menos en esta temprana etapa del proceso, que está mucho más cerca de los intereses del gobierno local, que de los del PRI y el gobierno federal, si es que estos dos son lo mismo.

Los asesores jurídicos y el equipo de abogados del tricolor tendrán que definir su ruta crítica dando por hecho que tendrán que llegar hasta el Tribunal Electoral del poder Judicial de la Federación para obtener resoluciones justas e imparciales.

Hay que recordar que el TEPJF está ya acostumbrado a corregirle la plana al órgano electoral de Puebla en una serie de importantes decisiones que, curiosamente, siempre han beneficiado el grupo en el poder.

“Defender en la mesa lo que no se pudo ganar en las urnas”, será la consigna a seguir al pie de la letra.

Dos personajes serán fundamentales para determinar el éxito o el fracaso de todo esto: Manuel Añorve Baños, subsecertario de Acción Electoral del expartidazo, y Gerardo Triana Cervantes, subsecretario de Asuntos Jurídicos y Electorales del CEN del PRI.

En el presupuesto electoral del partido, dan por hecho que Veracruz está perdido, por lo que sumar el mayor número de victorias posibles en el resto de las entidades federativas se vuelve prioritario.

En el PRI de Manlio, que no necesariamente es el mismo que el PRI de Peña, ganar la mayoría de los 12 estados en juego -tal y como lo prometió el jerarca partidista- será el factor determinante para definir el derrotero y dimensión de su futuro político.

Perder Puebla, en un escenario nacional que por lo menos hoy parece muy competido, podría ser la diferencia entre el cielo y el infierno.

okvale

About The Author

Related posts