06-12-2021 12:39:23 PM

Y Puebla ¿va en el paquete 2018?

Por: Valentín Varillas

Si es verdad lo que escribió el columnista Ricardo Alemán y el PRI negoció ya con el gobernador Moreno Valle entregarle Puebla, a cambio de que éste sacrifique sus sueños presidenciales y ponga a disposición del grupo del presidente Peña su capacidad de operación electoral y de obtención de recursos para la elección del 2018, utilizando la lógica más elemental podríamos concluir que ese acuerdo lleva implícito el triunfo del PRI en la elección local del mismo año.

Imposible conseguir el uno sin el otro.

Si el morenovallismo en realidad se sumará entusiasta a los intereses electorales de Los Pinos, en términos de la próxima sucesión presidencial, necesitará facilitarle el terreno al candidato priista a la próxima gubernatura de seis años.

Smart City, inauguración

Puebla es uno de los estados importantes por la cantidad de votos que suma al padrón electoral, por lo que lograr una victoria clara en el estado le permitirá al delfín peñista ser más competitivo en la elección nacional.

De concretarse el escenario publicado por Alemán, quien por su cercanía y comodidad al actual régimen podría fácilmente tener acceso a fuentes “privilegiadas” que conozcan del tema, además de la calentura presidencial, Moreno Valle renunciaría también a la obsesión de instaurar en Puebla un “maximato” que perpetuara a su grupo político en el poder.

Por su parte, el peñismo podría “depurar” al PRI y darle forma a una candidatura que fuera más congruente con el perfil del abanderado presidencial y que cumpliera con la condición de cercanía con el ejecutivo federal y sus incondicionales.

Lastiri, Armenta, Vega Rayet o Chedraui, podrían cumplir con el requisito.

¿Quién gana y quién pierde?

Facilitar desde Los Pinos la victoria de Gali, le permite al gobernador y sus más cercanos tener el tiempo necesario para limpiar la casa, amarrar cualquier cabo que pudiera quedar suelto y, de paso, garantizar la tan anhelada impunidad.

Olvídese de cruzadas anticorrupción del gobernador que venga después.

También de cacerías ordenadas desde la federación, en busca de operaciones financieras irregulares, prestanombres, empresas consentidas y demás beneficiados.

Silencio permanente y cómplice.

¿Cuánto vale lo anterior?

Dejar para mejores tiempos la intentona de buscar la presidencia, cuando ocupas en las encuestas el noveno lugar entre los potenciales tiradores, bajo la óptica actual parece una auténtica ganga que habría que aprovechar.

Después, el tiempo dirá.

La supuesta negociación supondría también el librar cualquier veto actual o futuro para permanecer en cargos que le permitan a Moreno Valle permanecer vigente en la política nacional, con los beneficios que esto supone.

Al final, nada en concreto.

Elucubraciones puras.

A estas alturas del proceso electoral, imposible saber con certeza si estamos ante una contienda verdadera, o frente a otra enorme puesta en escena que pretende burlarse de la voluntad de millones de electores potenciales.

De entrada, ayer, en la unción de Blanca Alcalá como candidata, a pesar del obligado optimismo no se respiraba un auténtico ambiente de fiesta.

En corto, algunos de los más importantes liderazgos del priismo poblano reconocen que el inicio de la odisea de Alcalá no ha sido el idóneo.

“Desastroso”-es el término que utilizan de manera recurrente.

La duda que ahora tienen es si los enormes errores cometidos han sido involuntarios o producto del fantasma de la negociación.

Unos lo tiene claro.

Otros, están condenados a saberlo hasta el final.

Cuando ya nada se puede hacer.

abajovale

About The Author

Related posts