24-10-2021 07:04:37 PM

Metamorfosis no creíble

Por: Valentín Varillas

Son tiempos electorales.

Llegó la tradicional época de mentir arteramente, engañar sin el menor decoro y apostar a la desmemoria generalizada en aras de posicionar un proyecto político.

Sabedores de que el gobernador Moreno Valle puede ser el foco de los ataques opositores en la próxima batalla por Casa Puebla, sus carísimos y sesudos estrategas se plantearon un plan de acción que tiene como eje central la modificación radical de la imagen del mandatario poblano.

El mismo que se ha caracterizado por gobernar desde un altísimo pedestal, inalcanzable para las mayorías, dedica ya parte de su valioso tiempo en cada gira de trabajo y acto público a los detestables, pero siempre necesarios “baños de pueblo”.

RMV

Las fotos que adornan las cuentas oficiales en redes sociales o que enmarcan los consabidos boletines -repetidos obsesivamente por los medios cómodos al sistema- son prueba contundente de lo anterior.

Hoy, todos tienen cabida: ancianos, niños, pobres, grupos vulnerables y demás sectores tradicionalmente olvidados por la magnánima mano del jefe del ejecutivo estatal.

Hay, sin embargo, un problema.

Los asesores en imagen tendrán que trabajar horas extras para que estos alardes publicitarios parezcan naturales.

Han fracasado rotundamente hasta ahora.

Y es que, el gobernador no luce cómodo en este nuevo traje que le pretenden calzar.

Al contrario: se ve forzado, acartonado, actuado, poco natural.

Muy diferente a la dureza e insensibilidad naturales con la que reaccionó al artero asesinato del niño José Luis Tehuatlie Tamayo a manos de policías estatales.

Y qué tal la espontánea frialdad con la que ha mandado a la cárcel a decenas de ciudadanos que se han atrevido a disentir de las políticas públicas ordenadas por él o bien, que han osado defender sus derechos más elementales, revelándose así a arteros casos de abuso de en el ejercicio del poder.

No, los constructores de imagen no pueden hacer milagros.

Tarde o temprano, la verdadera naturaleza y rasgos característicos de la personalidad de quien gobierna terminan pesando más que cualquier demagógica puesta en escena.

Es evidente que, a pesar de que esta metamorfosis resulta increíble -no sólo por sus pretensiones y alcances, sino porque muy pocos han caído en el garlito-, se seguirá aplicando a rajatabla mientras llega el momento de acudir a las urnas.

Habrá más visitas al estadio, camisetas del Puebla, rodadas en bici, maratones, carreras largas o cortas, besos y apapachos.

Lo que sea con tal de sumar y maximizar las posibilidades de amarrar la continuidad del régimen, fundamental para el futuro de su grupo político.

UNIFORMEEl proceso de transformación de la imagen de Moreno Valle es, sin embargo, apenas la mitad de la estrategia.

Conscientes de la valía de aquella máxima que establece que “cariño que no se refleja en el bolsillo no es auténtico”, se han aprobado medidas atípicas que pretenden beneficiar la economía de las mayorías.

Regalar uniformes, mochilas, escrituras y pañales es apenas el inicio de una serie de acciones populistas que pretenden canjear a cambio de conciencias.

Raro, muy raro en un gobierno que durante 5 años no se ha tentado el corazón para darle forma a una serie de políticas públicas francamente lesivas en términos de dinero: privatización del agua, fotomultas, nueva verificación vehicular, mayor carga impositiva para las empresas y demás.

Mucho está en juego en el 2016 y es claro el hecho de que quienes nos gobiernan utilizarán todas las herramientas a su alcance para ganar la elección.

No importa que buena parte de sus acciones atenten contra la inteligencia más elemental y el sentido común.

¡Que viva la desmemoria!

abajovale

About The Author

Related posts