01-12-2020 05:15:37 PM

Omisiones de Alcalá y Marín en el Puente 475

Por Alejandro Mondragón

Una grúa sobre la subida del puente 475 en la 25 sur a la altura de la Noria permanece estacionada desde hace una semana, en espera de los tiempos políticos para demoler y reconstruir el distribuidor vial.

blancalastiriNadie sube, nadie baja; es el manejo de una estrategia que tiene como destinatario directo al ex alcalde Enrique Doger Guerrero y como indirecto a la ex edil Blanca Alcalá Ruiz. Ambos del PRI.

Uno por construir con fallas estructurales el puente 475 que costó 168 millones de pesos, pero la otra por no corregir las deficiencias y omitir la recomendación técnica de cambiar las trabes dañadas.

El distribuidor vial no tenía que haberse usado, porque las grietas en las trabes se registraron durante su colado y colocación, por lo que la sugerencia era que tenían que sustituir o demoler las ballenas.

El puente 475 lo construyó una empresa foránea, no poblana, Construcciones y Puentes de Chihuahua, para que vea que quien las hace no las consiente. Tanto critican los priistas hoy al morenovallismo de entregar los grandes proyectos a firmas fuera de Puebla.

Aunque todos los análisis apuntaron que el objetivo del morenovallismo era el ex presidente municipal de Puebla, Enrique Doger, lo cierto es que la ex alcaldesa Alcalá tuvo que haber intervenido el puente 475 por los evidentes agrietamientos.

Hay un dictamen externo que exhibe al 475 como una obra mal hecha y justifica técnicamente su demolición. Se atribuye el análisis de campo al Instituto Mexicano del Cemento y Concreto. El contenido del trabajo de laboratorio si tira una candidatura a la gubernatura en Puebla.

Los expertos recomendaron “un permanente monitoreo y eventualmente sustituirla o demolerla (la obra)”, lo que no hizo la administración que relevó a la de Enrique Doger y fue la de Blanca Alcalá.

También alcanza al edil panista Eduardo Rivera Pérez, quien tampoco hizo ninguna acción de apuntalamiento, cambio o demolición de las trabes dañadas del puente.

El escándalo será de enormes proporciones, sobre todo porque la contienda interna del PRI parece centralizarse ya hacia las figuras de Alcalá y Doger.

marin

Está claro que los tiempos corren en el PRI. Se prevé que hasta después del 5 Informe de Labores del gobernador Rafael Moreno Valle se conocerá el nombre del ungido o ungida.

Parametría, Consulta Mitofsky y Demotecnia traen en un porcentaje de 4 a 6 puntos arriba a Blanca Alcalá sobre Tony Gali, lo que tiene encantados a Los Pinos y CEN del PRI, sobre todo porque la Senadora no ha hecho campaña y se mantiene en espera de su circunstancia.

Por eso, el dictamen externo del 475 y las omisiones de la alcaldesa podrían ser un dardo envenenado.

CANDIDATURA A CUESTA

El ex diputado Enrique Doger tiene hoy una candidatura a cuesta. Su nuevo cargo parece que lo inmovilizó políticamente. Apenas asumió su responsabilidad y se perdió en la agenda mediática.

Doger sí anda puntos debajo de Tony Gali, a quien sus encuestadoras como Mendoza Blanco y Asociados le dicen que sigue arriba, pero las que revisan en Casa Puebla ponen muy competitiva a Alcalá, quien se ha convertido en la figura de las jornadas del gobierno federal, a través de la estructura que opera el grupo de Juan Carlos Lastiri, cuya jefa, Rosario Robles, es la responsable de la plaza Puebla y fue la asesora de imagen de la senadora en su paso por la alcaldía poblana.

Ocho años después se tirará finalmente el puente 475. Si deberían aplicar sanciones, podrían empezar por el gobierno de Mario Marín, porque la obra dogerista se hizo también con recursos estatales.

Hay corresponsabilidad.

Indaguen.

abajomondras

About The Author

Related posts