28-10-2021 12:40:42 PM

Algo grave va a pasar en Ajalpan y me dijeron loco

Por Alejandro Mondragón

En Ajalpan todos jugaron con fuego y se quemaron.

Lo peor es que en aras de ganar a cualquier precio en la región se realizan alianzas inconfesables que empezaron a traer puras desgracias.

Ajalpan, históricamente, ha sido un pueblo bravo.

En la década de los ochenta, el priista (hoy operador morenovallista) Juan Cesín fue desnudado por un grupo de mujeres y obligado a caminar así por todo el parque hasta que logró escaparse, luego de que el cacique de la región Francisco Barbosa tomó a punta de pistola la sede electoral para que le extendieran su constancia de mayoría que lo acreditaba alcalde electo.

Barbosa había perdido ante el candidato del PAN, Adolfo Vargas, quien arrasó en las urnas gracias a un pueblo cansado de los caciques locales.

Otros ediles, como Carlos Flora o Benito Abril, han gobernado desde sus domicilios particulares, unos más han concluido sus periodos municipales desde la cárcel, encerrados por ese pueblo bravo que hoy -hemos visto horrorizados- quema vivos a quien presume ser delincuente.

En Ajalpan se rompió el equilibrio político. El distrito es considerado una zona verde de votos para el PRI, pero la presencia cada vez más palpable de Antorcha Campesina trastocó todo.

El alcalde Gustavo Lara es priista, pero está enfrentado a la organización antorchista, cuyos seguidores bloquean obras y acciones de gobierno en la zona.

El edil optó por sumarse a los caciques locales para evitar su caída y enfrentar a Antorcha. Le advirtió al Partido Revolucionario Institucional que jamás respaldaría para la diputación federal a la organización de Aquiles Córdova.

Y el PRI tan sensible a las realidades de los pueblos determinó dejar el distrito a Antorcha Campesina con la fórmula de Edith Villa y Yolanda Pacheco.

En respuesta, el alcalde pactó con el morenovallismo, haciendo a un lado a los grupos caciquiles. Y el gobierno del estado en lugar de despresurizar el conflicto político, le echó más gasolina al fuego electoral.

Y es que se mandó a la región al Panal para que con la operación del alcalde le quitaran a Antorcha Campesina el distrito, pero que sin que se enteraran los antorchos por la alianza política que se tiene para el 2016 con Tony Gali y 2018 con Moreno Valle.

Los caciques también fueron por su combustible para arrojarlo. Días antes de las elecciones, un grupo de pistoleros baleó la casa de Yolanda Pacheco, candidata suplente del PRI a la diputación federal del Distrito 16 de Puebla, además de que quemaron la camioneta de Alfonso Flores, líder del Movimiento Antorchista en Ajalpan.

Los hechos ocurrieron alrededor de las 3:30 de la madrugada a unos metros del domicilio de la candidata y, según miembros de Antorcha, los agresores fueron gatilleros al servicio de caciques de la Sierra Negra.

El Panal estuvo a punto de salirse con la suya con el respaldo del alcalde priista Lara, pero al final de cuentas el PRI y Antorcha se quedaron con el distrito.

Eso fue calentando el entorno político en Ajalpan, municipio donde la autoridad le presta más interés a la grilla que a temas como la inseguridad.

El hermano del diputado local por ese municipio, Rosalio Zanata, está secuestrado desde hace meses. Zito fue levantado en octubre de 2014.

Tan manoseado ha sido Ajalpan, que hasta la hermana de Mario Marín fue diputada federal.

El pueblo bravo vive en la incertidumbre, pues la ola delictiva de plagios, extorsiones, robo de menores y ganado son una constante.

Los caciques habían advertido al alcalde que tenía que alejarse de esa alianza con el morenovallismo, pues también traía su juego con Antorcha Campesina.

48 horas antes de los lamentables hechos que terminaron con la quema en vida de dos jóvenes que presuntamente levantaban encuestas, pero que una vecina los señaló de robachicos, se registró un suceso político que enardeció más la región.

Fue sellado un pacto político para sumar a ediles de la Sierra Negra, encabezados por el de Ajalpan, Gustavo Lara, a la campaña de Tony Gali en el 2016 con la presencia del gobernador Rafael Moreno Valle.

aja21oct

Tomaron protesta a los integrantes de la Organización Democrática de Alcaldes de Puebla A.C. (ODAPAC) que preside Gustavo Lara Torres, edil de Ajalpan, cuyo propósito será promover a Gali rumbo al 2016.

alpor16octubre

Los caciques beneficiados por el PRI sólo quieren alejar a Antorcha, pero seguir con su influencia en la zona, lo que no les garantiza el morenovallismo que busca exterminarlos.

¿Fue la gota que derramó el vaso de los cacicazgos para prender fuego a Ajalpan?

¿Podrá regresar a gobernar el edil morenovallista del PRI? ¿desde el exilio?

Curioso es que después de los hechos ninguna autoridad formal se haya presentado en Ajalpan.

El gobernador ayer realizó recorridos por el centro de la ciudad de Puebla, acompañado de Gali, y por la tarde anduvo en lo suyo: sus relaciones con el poder federal. El helicóptero Agusta aterrizó a la hora de la comida en la oficina del titular de la SCT y representante de OHL, Gerardo Ruiz Esparza.

heli

Lo cierto es que hoy todos se lavan las manos cuando a muchos les huele a la gasolina que arrojaron semanas atrás en Ajalpan.

Que si el mando único, que si las redes sociales, que si los encuestadores.

Ajalpan es otra vergüenza que exhibió, como Chalchihuapan, a la columna vertebral del gabinete: Gobernación, Seguridad Pública y Comunicación Social.

Fueron rebasados una vez más.

Algo grave va a pasar en este pueblo y me dijeron que estaba loco.

Que Gabriel García Márquez los redima.

abajomondras

About The Author

Related posts