30-11-2021 11:48:53 AM

Prioridades poblanas del gobierno federal

tempestad10

Eran estratégicamente prioritarios para los intereses políticos del grupo en el poder y en ellos se centraron con mucho mayor intensidad las estrategias de movilización y operación electoral implementadas de manera conjunta por la simbiosis gobierno-partido.

Estos distritos fueron, en estricto orden numérico: Huauchinango, Zacatlán, Teziutlán, Tepeaca, Atlixco, Izúcar de Matamoros y Ajalpan.

Entre ellos, todavía tuvieron más importancia aquellos en donde de manera directa o indirecta se involucraban funcionarios y ex funcionarios del gobierno federal.

Tepeaca, por ejemplo.

Si hubo un distrito en donde se “echó toda la carne al asador”, fue el 7.

Ahí, se intensificaron las acciones de operación y contención de tal manera que Alejandro Armenta aplastó a Mario Rincón —ex secretario del gobierno estatal— por casi 21 mil votos.

Además, quien ocupara el cargo de Director General del Registro Nacional de Población, asumió en lo personal un papel protagónico en la estrategia de obtención de votos más allá de los estrictamente considerados como del voto duro tricolor.

Si Armenta quería ser considerado en el futuro inmediato como posible opción en coyunturas electorales posteriores, tenía que obtener un triunfo contundente en este proceso electoral.

Para el presente y futuro políticos de Juan Carlos Lastiri Quirós, subsecretario de Desarrollo Social federal, era fundamental arrasar en el distrito con cabecera en Zacatlán.

El ex presidente municipal de ese municipio encontró en Lorenzo Rivera Sosa —quien fuera también funcionario federal al haberse desempeñado como delegado de Sedatu en Puebla— el candidato ideal para implementar una estrategia electoral ganadora, basada también en una intensa operación.

La pinza se cerró de tal manera que la victoria se dio por un margen de 23 mil votos.

En Izúcar de Matamoros se jugaban los intereses de dos personajes cercanísimos a figuras importantes de la plana mayor priista a nivel nacional y del propio gobierno federal.

Por un lado, el candidato Jorge Estefan Chidiac, ex director de Bansefi y por el otro, Juan Manuel Vega Rayet, delegado de Sedesol en Puebla y ex presidente municipal de Izúcar.

Si bien en este distrito imperó el tufo de la negociación política con el gobierno estatal, Charbel arrolló a Manuel Madero Lezama del PRD, hijo del actual alcalde Manuel Madero, ganándole por más de 31 mil votos.

Ajalpan y Atlixco eran importantes en términos de los acuerdos electorales existentes con Antorcha Campesina.

Aunque no queda claro todavía si en una coyuntura electoral futura la organización jugará los intereses del gobierno federal o del morenovallismo, por el momento, para ambos resultaba más que conveniente tenerlos como aliados.

Juan Manuel Celis y Edith Villa Trujillo no tuvieron adversarios de importancia y ganaron por 21 mil y 34 mil votos, respectivamente.

En donde las cuentas de plano no le salieron al gobierno federal fue en el distrito 3 con cabecera en Teziutlán.

Ahí, la ex delegada de Prospera, Nancy de la Sierra de plano no pudo y perdió por casi 8 mil votos contra Juan Pablo Piña, una de las posiciones prioritarias para el gobernador Moreno Valle.

Juran los operadores que la estrategia en este distrito fue muy similar a la que se aplicó en donde se obtuvieron triunfos contundentes, ero que en este caso la candidata no se dejó ayudar.

La derrota de Nancy se selló en el momento en el que hizo a un lado a los estrategas de su partido y puso su campaña en manos de su cónyuge, el actual presidente municipal de San Pedro Cholula, José Juan Espinosa, líder de facto de Movimiento Ciudadano en Puebla, cuyo partido obtuvo apenas el 2.98% del total de los votos emitidos en Puebla.

Pues así, ¿cómo?

abajovale

About The Author

Related posts